Ya falta menos

Los coches funcionarán con aire del campo, que es el primer recurso que baja por Aragón. Los coches irán y vendrán, entre las olas solos, guiados por el pensamiento de los viajeros. Libres del volanteo las personas podrán dedicarse a otras cosas. Por ejemplo, a inventar más sensores y más adelantos: el más urgente es decidir a dónde ir, si es que hay que ir. Luego, el coche autónomo te lleva, y te trae si acaso vuelves. La tecnología mueve los coches solos y se encarga de los tránsitos, excepto del final, que aun no se ha investigado bien y se sabe poco de cómo funciona. Habrá que inventar un robot que además de aspirar la borra sepa ir al otro barrio… y volver, a ver qué news trae. Una investigadora ha descubierto que hay bacterias en cerebros. Es un hallazgo casual (sciencemag.org) y la autora, la neuroanatomista Rosalinda Rovers, de Alabama, duda de si las muestras se pudieron contaminar al trastear con ellas, pero ahí queda el reto. Donde más se juntan las bacterias es en la grasa que recubre las neuronas, la famosa mielina. Quizá el cerebro es otra colonia de bacterias que cuando las miramos disimulan. El caso es que aún hay que conducir unos años o meses a mano. Ya falta menos para saber algo de algo, incluyendo lo principal.

(Columna den Heraldo de Aragón de ayer, 14 nov, 18)

This entry was posted in Columnas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>