Todo se transforma, etc.

La realidad está pesadísima. Y yo el que más. La realidad en septiembre aprieta a tope. Sientes sus garras. Y siempre hay alguien al acecho. Aunque las personas en carne viva ya no interesan tanto como antes. Como antes de los móviles, tablets, etc. Cuando se dice “antes” no hay otro antes que ese. Las mismas personas, a través de la estampita de cristal, mejoramos mucho. Esa distancia viene de los móviles, y también, un poco, de la pandemia, que sigue viva: matando y mutando. Los niños ya no juegan a adultos ni a fútbol, juegan a pantallas. Buscan el wifi antes que la bici. Las bicis ya no son para divertirse, son para sufrir. Como casi todo. Estas soledades siderales, conectadas con todo y nada. Cada cual consigo mismo y el universo rulando en círculos excéntricos. Ejercicio: Pensar en alguien al margen del móvil. Imaginar a alguien conocido o querido sin la intermediación o presencia del móvil. No se puede. Me quitas el emoticono y me quedo en nada. El caso es que la realidad está presionando de lo lindo. Por todos lados excepto por uno, pero no sé cuál es. La realidad succiona y exprime como si fuera un gobierno. Todo ha subido tanto. Alumninio y cobre, por ejemplo. Los móviles viejos van a África, de donde salieron sus componentes, y los residuos van al mar, donde viven los atunes que, con suerte, nos comemos. Nos comemos los móviles. Quizá, con suerte, los nuestros. Mercurio y plomo. Nuevos sabores. A lo mejor, con el tiempo, si nos reciclan bien, podremos servir para fabricar la próxima generación de móviles, o de atunes.

(Columna en Heraldo de Aragón, 8, 9, 21)

Posted in Columnas | Leave a comment

Haz lo que IKEAS

Podría ser un lema para IKEA

Posted in . | Leave a comment

Presencias después de una vida normal

Personas que en vida apenas hicieron ruido tienen una gran presencia después.

Se aparecen a veces, sin molestar, pero están ahí. Quizá nos apreciaron más de lo que merecíamos, más de lo que supimos ver.

En todo caso, ahí están, a nuestro lado. Sin molestar.

Posted in . | Leave a comment

Volar sin asientos

La evacuación, como todo, trae ideas para los primeros mundos, ya bastante invivibles. La idea más obvia es que se puede viajar en aviones de carga: cabe mucha más gente y es mucho más barato y menos contaminante. A fin de cuentas, en esta sociedad lánguida de billonarios espaciales, con virus mutando a toda velocidad, el turismo y los viajes de negocios ya son fugas y evacuaciones de emergencia. Todo lo es. Tras el 11S de 2001 hubo que desnudarse en los aeropuertos. La democracia lánguida podría ser debilidad y decadencia, desprestigio, enemigos creciendo. Por eso triunfa la palabra “resiliencia”, que suena en el garganchón como una motosierra que no arranca. El plan de la Unión Europea consagra “resiliencia” y Pedro Sánchez encabezó con ella su egopanfleto. Al incluir la palabra sube el precio –¡todavía más!–: pescadería resiliente y empática, etc. El desastre del Mar Menor es lo que no conviene ver, pero el pudridero se podrá reutilizar para series distópicas, que ya son casi todas. Viajar en aviones de carga, bañarse entre peces muertos, experiencias de economía circular, ideales para selfis de la era lánguida. La Unión Europea se ha quedado sola, como todos. El Madrid no puede pagar a un jugador del Emirato de Qatar ni el Barça retener a una estrella que ficha por el Emirato de Qatar, aunque ambos juegan en modo París. Houellebecq lo avanzó en Sumisión. Viajar en aviones de carga, quizá a cambio de nuestros datos y atender a nuevas oportunidades circulares. Como dice el gran Jorge Asín en OregónTV: ¡Qué panorama!

(Columna en Heraldo de Aragón, 1-8-21)

Posted in . | Leave a comment

Portada “New Yorker” de Tom Gauld’s

https://www.newyorker.com/
culture/cover-story/
cover-story-2021-09-06

Posted in . | Leave a comment

“Página en blanco”

https://dood.to/d/qa9nfpc1uud6

Posted in . | Leave a comment

Elogio de la retirada tardía

-

-

-

Posted in . | Leave a comment