Texto casi Diario

ALEGRÍA & ILUSIÓN

Rosa Monge -Beonchip-: 10 Top Talents España MIT Tech Review

Es un premio a la creación de la empresa Beonchip, dedicada al desarrollo de dispositivos que recrean el ambiente que tienen las células cuando se encuentran en un ser vivo, pero en su propio laboratorio.

Un proyecto empresarial que se ha fraguado en la Universidad de Zaragoza, dentro del programa SpinUp, y tras su paso por el grupo de investigación de Mecánica Aplicada y Bioingeniería del I3A
(Zaragoza, miércoles 5 de julio e 2017). La revista MIT Technology Review ha elegido a Rosa Monge, investigadora de la Universidad de Zaragoza, como una de las 10 Top Talents de España, menores de 35 años. Un premio a la innovación en nuevas tecnologías, la aplicación creativa de las ya existentes, el ingenio y los avances para afrontar los desafíos del mundo actual.

En su caso, es un reconocimiento a la creación de la empresa Beonchip y el concepto que en ella desarrollan, la creación de dispositivos microfluídicos para cultivo celular en ambiente biomimético. Con estos dispositivos se recrea el ambiente que tienen las células cuando se encuentran en un ser vivo, pero en su propio laboratorio. Los principales beneficios que aportan a la sociedad es el desarrollo de nuevos fármacos de compuestos con ahorro de tiempo y costes y la reducción de experimentación animal.

Este premio de la revista MIT Technology Review “supone un reconocimiento y, sobre todo, un apoyo a un proyecto ilusionante en el que trabajamos día a día”. Es fruto de un trabajo en equipo dentro del grupo de investigación AMB del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón-I3A, donde durante la tesis doctoral han estado desarrollando los prototipos y lo que han sido las bases de Beonchip.

Un proyecto empresarial en el que ha puesto mucha ilusión y un gran esfuerzo, “así que cuando ves que de manera externa hay gente que reconoce que la idea es innovadora, rompedora y que tiene impacto en la sociedad, se siente que el esfuerzo invertido merece la pena y da el espaldarazo para seguir trabajando día a día”, cuenta la investigadora.

Rosa Monge estudió Ingeniería Industrial en la Universidad de Zaragoza. En el curso 2008-2009 entró a forma parte del grupo de investigación de Mecánica Aplicada y Bioingeniería (AMB) en el I3A con una beca para hacer el proyecto fin de carrera. Después haría el Máster en Mecánica Aplicada, la puerta para hacer el doctorado. Hasta entonces había estado trabajando en simulación numérica, pero en el año 2011 dio un cambio de rumbo y se incorporó al grupo de trabajo de Ignacio Ochoa y Luis Fernández y comenzó la tesis doctoral en el desarrollo y aplicación de microtecnologías para el diseño y fabricación de dispositivos microfluídicos para cultivo celular en ambiente biomimético.

Tras cinco años de trabajo conjunto, “nos dimos cuenta de que las herramientas que nosotros estábamos desarrollando para nuestra investigación en el grupo no sólo resultaba útil e interesante para nosotros, sino que había más investigadores que reclamaban tecnología más avanzada para poder realizar experimentos más realistas”, explica Rosa. Fueron conscientes de que había un nicho de mercado que podían cubrir con esa tecnología y en septiembre de 2015 entraron en el Programa SpinUp de la Universidad de Zaragoza, que supuso “el espaldarazo definitivo para convertir la idea de montar una spinoff en realidad”, recuerda.

Actualmente, con Beonchip, su foco principal está en la comercialización de los dispositivos. “Es cierto que la comunidad científica siente la necesidad de nuevas herramientas, pero muchas veces no las conoce por lo que nuestra labor ahora mismo está centrada en localizar a esos investigadores que quieren dar un paso al frente, adoptar la microfluídica como una herramienta más de su laboratorio y estar ahí para no sólo ofrecerle la solución, sino acompañarle en el camino”.

Pero además, según comenta Rosa Monge, forman parte de un consorcio con socios holandeses, dentro del programa Eurostars, un proyecto europeo que busca el desarrollo de una plataforma microfluídica para el testeo masivo de fármacos y compuestos para osteoporosis. Además, están involucrados en un proyecto que lidera Ebers Medical Technology junto con Universidad de Zaragoza, ITA, AITIIP y Beonchip en el proyecto Prenomon, enmarcado en el Programa Estatal de I+D+i Orientada a los Retos de la Sociedad. Y siguen trabajando en nuevos productos orientados al “Organ-On-A-Chip”, además de ofrecer servicio de diseño personalizado para investigadores y empresas biotecnológicas que necesiten incorporar plataformas microfluídicas en el día a día de su trabajo o investigación.

Sobre el momento actual y el futuro de la investigación, Rosa Monge subraya que no faltan capacidades pero “sí falta apoyo institucional para retener el talento en España, no sólo investigando, sino yendo más allá y dando apoyo en trasladar los resultados científicos a necesidades tangibles de la sociedad. Somos buenos, pero además tenemos que creérnoslo”.

No obstante, apuesta por vencer el ambiente de pesimismo y “trabajar por tener un futuro aquí. Yo he hecho una apuesta por quedarme en España, en Zaragoza, que en cierta manera es una forma de seguir enriqueciendo al país”, y se muestra agradecida de haber “disfrutado de una educación en una universidad pública, la de Zaragoza, y de una beca del ministerio para poder desarrollar mi tesis doctoral, así que me gusta pensar que estoy devolviendo a la sociedad parte de lo que ella ha invertido en mí durante estos años”.

|||

Peticiones a la Virgen del Pilar | Evangelio   ||  Facebook | Twitter | G+ | PinterestAl alba

 

Google News | RAE | El País | El Cultural | El Periódico | La Vanguardia |  20 Minutos | Público | El Confidencial | El Diario | Heraldo de Aragón | El Periódico de Aragón | Menéame | Ycombinator | Almendrón | Víctor Juan / Blog | Libros y Bitios | Reflexiones e irreflexiones | Blogia | Peibols | Antón Castro | Enrique Dans | Daniel Gascón | Arcadi Espada / Blog  |   El Correo de las Indias|

[ WordPress - Matt - Adaptación de Jouranlized Sand Mike Little ]

Texto casi diario
Acerca de | Archivo

 

Donate bitcoin: 1CPujSxdhXkEHMB7WhFAw88DiUcVa9F6D7

______
Orejetas Live!

Vuelven los textos apócrifos en las orejetas del averno. Por enredar con el antiguo blog obsolecido. Solo quiero empastar de texto las columnas laterales, como en los viejos times en los que este blog imitaba a los periódicos que solo tenían texto y cuatro moñacos. Por eso echo mano de artículos ya ilegibles del mes pasado o más. Todo es un game de nostalgias comprimidas. La mayor nostalgia es por el HTML y el CSS, ay, tan abandonados. En todo caso es decoración vana, grisalla y grisura: grisuría. Prísuli.

Sexo cero (artículo en la revista Letras Libres de enero)

Parece que hay menos sexo cada día. Que se hace menos el amor, o como se llame. Archives of sexual behavior de agosto pasado. Hay estudios y encuestas en Google sobre este declinar. Vid. el artículo de Martín Caparrós en EPS del 7 de diciembre sobre la expresión “Hacer el amor” como marca de los setenta. Encuestas exhaustivas apuntan a un descenso de sexo, de hacer el amor, en USA y Gran Bretaña. Parece lógico: el tiempo se ha comprimido, acelerado. La expresión “un polvo rápido”, tan bien traída o acuñada por Henry Miller en Primavera negra, se ha quedado sin tiempo. Cada segundo se ha monetarizado. O, con más precisión: cada segundo se ha financiarizado. Ver en la web Visual capitalist lo que abulta el dinero, el capital financiero, los derivados, ¡la deuda mundial!: te cansas de hacer scroll. Cada segundo es dinero… o deuda. Aunque esa unidad, el segundo, queda ya antigua. El dinero/tiempo se mide por milésimas de segundo. Los deportes han consagrado ese tiempo invisible, siempre susceptible de ser dividido y fragmentado (tortuga de Aquiles). La milésima es popular. ¿Cuánto gana Warren Buffet en una milésima? ¿Amancio Ortega, Serguéi Brin & Larry Page, Carlos Slim, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg…? Pero la milésima también se queda larga para la velocidad de las máquinas, que en eso, en el aprovechamiento del tiempo, ya han desbordado al humano, reducido (o aumentado) a mera asociación de bacterias y algoritmos. Los mercados compiten por rentabilizar los nanosegundos, inversiones de alta frecuencia (HFT). Y la publicidad, también. Y eso que todo funciona, todavía, con ceros y unos. La computación cuántica está al caer. Ya se puede comprar el ordenador cuántico, aunque es un poco caro. Abolirá el tiempo. En esta vorágine es inconcebible hacer el amor, o pensar en ello. Es un despilfarro incalculable. La aurea precaritas que nos aflige es una de las causas que aportan los analistas. Otra, la proliferación de pantallas. Otra, la competición íntima por sobrevivir y ganar tiempo, incluso, o especialmente, en la pareja. La hiperconexión se caracteriza por ser siempre ocio/negocio, en la misma milésima. Todo vale, todo es vendible, empeñable, copiapegable y reenviable. Un estado alterado que se come al sexo, aunque todo es sexo, o precisamente por eso: el touch es la vida, la excitación, la expectativa (Expectativas se titula lo último de Bunbury: “Si te abrazo no tengas miedo”). La pantalla es dinero. Nada es no-dinero. El amor es dinero. Tiempo de dinero. Ver series es rentable. De alguna manera nos hemos convencido de eso, quizá es verdad. Cada milésima debe producir su propio beneficio, la partícula más pequeña ha de ser rentable ahora, y ahora, y ahora. El ocio es inversión. Esta frase tiene que vivir sola, hacer dinero, engendrar derivados, traer bitcoins a casa. La encuesta “Declines in sexual frequency among American adults, 1989–2014”, publicada en noviembre, cuesta 42,29 dólares. Y se ha descargado 3.200 veces. La info sexual es un acto sexual (como todo lo demás). La info sexual es rentable. Se acaba la época de las encuestas: mentimos, y sobre todo nos mentimos, cómo vivir sin la ficción diaria (“El mundo se encarga de asesinar tus sueños”, Bunbury, Expectativas). Pronto no habrá que preguntar nada, los datos, en la muñeca, en el chip subcutáneo o adhesivo de control, estarán disponibles… Cada orgasmo será registrado. Aquello de García Márquez: “uno viene al mundo con sus polvos contados”. El big data nos dirá en tiempo real el estado del amor en el mundo. Datos. De pago. Ya se va a obligar a registrar el adn de los perros. Ya puedes monitorizar una flota de camiones (espacioseuropeos.com: “en internet un investigador puede encontrarse cerca de cuarenta millones de vehículos industriales, los cuales se pueden localizar y controlar en tiempo real sin necesidad de conocimientos avanzados debido a su mala configuración. Estamos hablando de dispositivos que no requieren un usuario y contraseña para conectarnos a ellos y controlarlos de forma remota”). “Cuesta medio segundo que las señales lleguen al cerebro desde los ojos, los oídos, la boca, la nariz, las puntas de los dedos. El cerebro recibe todas esas señales en momentos distintos, y luego tiene el difícil trabajo de unirlo todo para producir una idea coherente de la realidad. El resultado es que nunca experimentas el momento que está ocurriendo ahora. En vez de eso, experimentas una versión del mundo que ocurrió hace medio segundo, aproximadamente.” (David Eagleman entrevistado por Daniel Gascón en Letras Libres, agosto 2017). Ese medio segundo hay que añadirlo a la infinita velocidad de las máquinas, que procesan en nanosegundos, las máquinas de los mercados. La Ley de Moore rige para los chips, no para el amor. En el mundo pos Harvey Weinstein hay un detalle de El guateque, Blake Edwards, 1968, en que Peter Sellers desbarata una escena explícita de acoso sexual de un productor a la aspirante a actriz. La película, no solo por eso, mejora con el tiempo. Hoy Boris Izaguirre no podría iniciarse en el sexo a los diez años con un desconocido que merodea en coche por un descampado de Caracas, tal como cuenta en su magnífico libro Fetiche (Espasa, p. 21): no podría porque a sus diez años estaría con el móvil, urgido por la milésima y el futuro, tan derivado. Quizá esa demora de medio segundo podría salvarnos. Visto desde la velocidad y la monetarización que nos hostigan –¡islas de plástico, tapones de toallitas húmedas!–, ese retraso del cerebro parece un recurso de la evolución para ganar tiempo e inventar cualquier cosa. Quizá dé tiempo a hacer el amor. ~

 

...

////// Rejilla al infinito

Virgen del Pilar | Evangelio

———

Así vamos devorando futuros en nuestras respectivas cajas de tiempo frames que bailan con paisajes vidas y lados de cristal. Para los cuentos breves que se deshacen por horas, tan sensibles somos, incluye este apunte rápido que no se olvide: nos dedicamos a extraer a los muertos sus prótesis con permiso de las familias, que cobran su comisión, en los tanatorios. A partir de ahí ya te puedes imaginar.

Estas orejetas crecen por arriba y por abajo a la vez. Son rebeldes entre sí. Hacen el amor alineadas con el eje de la galaxia (hay una app que te lo dice, pero lleva publi espacial). Estas tardes preflorecen los almendros de Ikea y por todas partes resuenan los martillazos de los encofradores, o son los que clavan cruces por esos calvarios.

Todo esto son cajetas del destino. Ahora probamos a ver si justifica, que todo fue al olvido infinito, donde ni google ni Archive.org pueden llegar. El fabuloso olvido instantáneo colacadero o colocadero. Colocadeado. Leftcolumn y rightcolumn. La gracia insaculante del dígito balístico. Hablar por balar. Bailar por velar. Esta es la plantilla --tuneada-- más antigua del mundo, aprox. Tuneada es "modificada en Túnez", cuando la printems aquella arábiga goma, boli y pluma. Banal viral Jaguar Bombay. De los soporíferos ensayos de EB White se salvan algunas cosas que obligan a atravesarlos enteros como desiertos inhóspitos: el artículo dedicado al Ford T, los testimonios enviados por lectores y copiados sobre las experiencias con pájaros diversos... Lo bien que vincula las escenas de la vida doméstica y cotidiana con los grandes problemas del mundo... de la época. Yo no veo a Montaigne por ningún lado. Por suerte aquí hay alguien que también tiene sus dudas. En todo caso seguro que hay un artículo estupendo y apasionante...  o dos. La mítica de The New Yorker (a la luz de esta selección, sobrevalorada) se tambalea un poco. | Estas rayas verticales son fabulosas para cambiar de marcha. Las columnas de Hércules crecen sin más sustancia que igualarse y hacer sitio a la nada eco. Huesca es el paraíso de los capazos... encuentros callejeros casuales que suelen durar media hora. La aclamada y nominada La forma del agua, de Guillermo del Toro, me ha resultado pesada: el monstruo no me convence, se parece a alguien que conozco, se muestra demasiado: creo que está mal dibujado y peor realizado. Es un muñeco inverosímil. El filtro verde que empepuza toda la cinta la hace empalagosa. El malo es demasiado tonto, de tebeo pésimo. Le falta ritmo y coherencia, es pretenciosilla. Me gusta el dibujante obsoleto y la relación que tiene con la prota, así como la compañera de trabajo. Se queja el director de poco dinero, pero le sobran medios para lo que cuenta. Sale un doble de Joaquin Phoenix.

Prueba cajeta falso anuncio, si muchos lo son. Esto vale para un mini artículo voluble veleidal que mantiene la fricción de que hay algo en alguna parte, llamado ismo, lesmo, rasmio, esmirnio, leporinio y vino de la tierra a medio catar, botella abierta en el lugar del crimen el chaleco antibalas estaba caducado y nadie dijo nada por no gastar.

Y cuando se acaba Akab lo que había por leer y los nervios se apoderan de la mañana hay una postal ya desvanecida al contarla ahí al fondo el recuerdo de días minutos felices de angustia plena aquellas persianas verdes del fondo de todo al otro lado de la ronda y los cuatro coches y la escultura a la que ya le arrancaron la espada y el palo persianas verde verde de la alquería o casa que estuvo en medio del campo granja fábrica hasta que la ciudad la fue engullendo y el cielo rayado de nubes de tu jerseycico.

... ... 

...

...

...

Artículos en Letras Libres

...

............

Buscador: