Donde se oculta el Huerva

“Observar dónde se oculta el Huerva en la Gran Vía, pasearlo sin verlo. Pasear sobre el Huerva explica la ciudad íntima, con sus ríos escondidos: las curvas caprichosas del Paseo de la Constitución sobrevuelan el meandro. El Huerva lame los cimientos de Ibercaja y atraviesa el centro en la clandestinidad. La calzada está hueca y los coches, al hacerla vibrar, evocan el rumor del agua invisible.
La ciudad de amor aspira a sustituir el hormigón y las baldosas por una cubierta transparente, acaso descapotable, que deje ver el río desde arriba. Zaragoza no se conforma con haber recuperado el Ebro. El mayor atractivo para el centro será el propio río y sus árboles, la naturaleza en marcha. Seguir el Huerva (o la Huerva) por la ciudad, el Parque Grande, las curvas ocultas, la reaparición frondosa, la desembocadura en el paseo de la ribera del Ebro…”

Con estas líneas manifestamos en el libro Lo mejor de Zaragoza un anhelo de la ciudad: admirar su río Huerva permanentemente. Ahora, cuando las obras del tranvía lo han puesto al descubierto, el deseo se hace evidente.

Infografía del río Huerva al descubierto publicada en El blog del jardinero

El blog de Heraldo de Aragón El buen jardinero, de David Navarro, dedica hoy su reportaje de la semana a sugerir que el río Hueva quede al descubierto. La imagen es de El buen jardinero.

Fotos del río Huerva al descubierto por el centro de Zaragoza.

.

.

This entry was posted in ., Libro "Lo mejor de Zaragoza". Bookmark the permalink.

Comments are closed.