España apoya crear un impuesto a las entidades financieras a nivel mundial

Madrid, 31 may (EFE)/Ideal.- El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha expresado hoy el apoyo de España a la creación de nuevas figuras impositivas a nivel internacional sobre las entidades financieras con el objetivo de aliviar el déficit de cada país y prevenir futuras crisis económicas.

López Garrido ha respaldado esta solución en el coloquio mantenido en el Congreso ante el pleno de la Cosac, el órgano parlamentario especializado en asuntos europeos que está reunido en Madrid en el marco de la presidencia española de turno.

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, había anticipado en su intervención anterior ante el mismo foro que “se avanza en el análisis de la implicación del sistema financiero en los costes de la crisis”.

Zapatero ha apuntado que la idea es que la UE lleve una propuesta conjunta a la cumbre del G-20 prevista en Toronto (Canadá) a final de junio, consensuada previamente en la cumbre de Bruselas de los días 17 y 18.

Según López Garrido, es necesario plantearse “ir a nuevas figuras impositivas a nivel internacional” para combatir el endeudamiento de las finanzas públicas de los socios europeos y, al mismo tiempo, prevenir futuras crisis.

El secretario de Estado no ha dado más detalles sobre este nuevo gravamen, que podría recaer sobre las transacciones financieras, en su intervención ante los parlamentarios de los 27 países miembros reunidos en Madrid.

Ha insistido en la necesidad de reforzar la capacidad de supervisión de las instituciones de la UE en materia económica y de coordinar las políticas de los estados, con el fin de generar confianza y estar mejor preparados ante futuros escenarios de inestabilidad.

López Garrido ha reconocido que la actual crisis cogió a Europa “desprevenida y sin instrumentos de acción”.

“La iniciativa la han llevado los mercados y no tanto nosotros”, ha asegurado el secretario de Estado, quien ha hecho hincapié en que la solución no puede ser el que cada país actúe por libre.

Aunque ha subrayado como prioridad la reducción del déficit público, para que en 2013 no supere el 3 por ciento, como exige la UE, López Garrido ha advertido de que los ajustes no deben afectar a la recuperación económica.

A su juicio, es preciso “ser suficientemente inteligentes y solidarios para que no se paralice una recuperación de la economía sin la cual sería imposible el mantenimiento del modelo social y nos obligaría a futuros endeudamientos de nuevo”.

López Garrido ha apoyado que la Comisión Europea supervise las cuentas públicas de cada país.

Este control, ha añadido, no supone vulnerar la soberanía que los estados tienen en la elaboración de sus propios presupuestos nacionales.

This entry was posted in .. Bookmark the permalink.

Comments are closed.