Capítulo 25 de la primera parte de “Amor y nervios”

El CNI responde a Barack Osama

Querido Barack:

Su informe último nos ha conmovido. Un agente enamorado consigue mejor información. “El amor exige lo imposible, lo absoluto, el cielo en llamas, la primavera inagotable”… ¿Le gusta? Es de Albert Camus.

Para empezar, la diferencia de edad no ha de preocuparle. Ya ve: Demi Moore, la duquesa de Alba…

Usted va a contar con todo el respaldo del Centro Nacional de Inteligencia: le hemos preparado un traje y todos los complementos. Tenemos un guardarropa muy surtido. Incluso le vamos a dejar el reloj de Christian Lacroix que llevaba Mata Hari en su última misión.

Alma ha de ver que usted es un tipo decidido, valiente, de rompe y rasga. Tiene que declararle su amor a la primera de cambio, no sea que alguien se le adelante. Antes de que ella entre en la empresa, usted ha tenido que dar ya ese paso. Le aconsejamos que, tan pronto como la doctora Alma salga del coche el día de la fiesta, alguien le entregue una nota de su parte. Ha de ser breve y clara. Por ejemplo: “Me enamoré de usted nada más verla”.

Aceptamos encantados su invitación y estaremos toda la fiesta pendientes de usted. Si necesita algo, sólo tendrá que hacer un gesto. ¿Quiere que enviemos a alguien el día anterior para que le haga la manicura? A los agentes nos hacen precios muy ventajosos.

Cordialmente

Agente A y agente B

This entry was posted in ., Amor, Amor y nervios, Ficción. Bookmark the permalink.

Comments are closed.