La entropía era verdad

Madre mía qué larga se me hace de escribir esta columna. ¡Y no digamos a usted de leerla! Yo que antes las lanzaba como un rayo, zas, y ahora no sé ni llegar al final de esta línea. Será por mi propia nulidad o por la simple degeneración, propia y del universo, que no me voy a echar yo toda la culpa. A cierta edad se comprueba que la entropía era verdad. Pululamos por los restos de lo que fue nuestra época, tan bonita. Lo más real en los años buenos era el turismo. Propio, ajeno, mixto, sexocultural. Y ahora qué. En 2008 ya se hundió el mundo, lo pagamos, nos endeudamos, quizá nos morimos (no estamos muy seguros si esto es vida zombi o qué); resucitamos a ratos y cuando ya íbamos a fiarnos (un poco)… ¡CATACROK! La pandemia. Quizá el habernos endeudado en el crack anterior nos sirvió para sobrevivir –de momento– al virus. ¿Inmunizan las deudas? De esta pandemia ya no sé si saldremos más fuerdébiles o qué término habrá que acuñar. Así que es la segunda caída ya postmortem de estas generaciones y generatrices. Dos en una. Ay mama. Aunque antes fue lo del 11-S (y sucesivos) y las invasiones nuestras. Un desastre quita otro y todos se suman: es un win-win inverso. Y sin contar el cambio climático por falta de tiempo. Cuando empezaba a aflojar la pandemia llega Putin y se pone a invadir Ucrania. Los tanques, como los errores, cuesta mucho sacarlos del garaje pero en cuanto los echas al campo no hay forma de pararlos. En la antigua religión ya casi olvidada hoy era miércoles de ceniza: polvo eres, etc.

(Columna en Heraldo de Aragón, 2 marzo 2022)

Me desperté pensando que la última frase debería haber sido:

En la antigua religión ya casi olvidada hoy era miércoles de ceniza: polvo eres mas polvo enamorado…

This entry was posted in Columnas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>