Adán (sin título)

El señor Aristóbulo, el administrador de la casa de las Nereidas, acumulaba tantos cargos que no llegaba a todo. El único mecanismo que conocía era la herencia, pero no tenía en quién delegar. Así fue como propuso a Adán que se ocupara de la casa de las criaturas seráficas. Le previno de que su método de supervisión era la desconfianza, que tendría que demostrar la lealtad cada día desde cero. Adán se sentía atraído por una de las criaturas, pero no conseguía identificarla porque sus caminos místicos tendían a igualar su aspecto exterior y el proceso estaba muy avanzado. El señor Aristóbulo le dijo que no se preocupara, que todos somos manipulados incesantemente por el sistema que nos transforma por inyección de emulsiones cerebrales. Por eso le veía posibilidades a Adán, porque su cerebro, alterado por el rayo o por el coma, esquivaba los señuelos automáticos y reaccionaba de forma impredecible.

Siguiente: http://www.gistain.net/48504/

__

Anterior: http://www.gistain.net/48346/

Empieza aquí: http://www.gistain.net/46967/

This entry was posted in .. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>