Voto fino

España, que es muy sabia, ha votado con bisturí. Con infinita prudencia, le ha dado un toque y una oportunidad a Rajoy para que rectifique. Pero él está en otra cosa. Rajoy es el ordenanza de los mercados, el guarda jurado de Merkel, del Ibex, del capital mundial, que va a su bola.

PP y PSOE cambiaron la Constitución en una tarde para dar prioridad a los acreedores, y esa fue la segunda transición: ahora ha empezado la tercera. A España, el domingo, le pedía el cuerpo votar contra el sadismo despótico y barrer la corrupción (o al menos  ampliar su uso, disfrutarla entre todos). Le pedía el cuerpo votar eso. Pero guarda memoria de los dolores y se ha contenido.

España es franquista sicológica, o siquiátrica, guarda memoria del miedo y por eso ha matizado el voto y ha votado con guantes de látex. El miedo, ahora, es a los mercados. España, sabiendo que Rajoy es la Troika, le ha dado un aviso de democracia. La lucha es entre un sistema un poquito despiadado que manda mucho –el Papa lo dice– y la democracia, ya muy limitada.

A ese sistema que prioriza los bancos sobre las personas, y que ha sido el habitual durante milenios, no le gusta que la gente vote y decida. Rajoy es el centinela silente de ese sistema, y el miedo a Grecia, a que suba la prima (que ya ha subido un poquito), es su arma atómica. Por eso le da igual perder pueblos, ciudades y baronías. Con el país medio destruido, él dice que todo es un problema de comunicación.

Esta alegría suicida que resuena por las ciudades indica que es preferible inmolarnos juntos con democracia que de uno en uno y con vergüenza, como hasta ahora.

(Columna de hoy en Heraldo de Aragón)

This entry was posted in Columnas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>