MicrocRuentos, doloraciones, amargorios

Este texto se actualiza con frecuencia eternamente por la parte de abajo

High Frequency Trading Text

Soy Dios y no puedo hacer nada. He creado un mundo libre. Le di todas las libertades: la de destruirse, la de repudiarme, la de crear nuevos mundos. Me limité a inspirar a algunos profetas, o quizá ellos me imaginaron. Envié a mi hijo. En mi nombre cometieron toda clase de crímenes. Ahora nadie me hace caso. No, no puedo hacer que te toque la lotería: tu fe es enorme, aunque intermitente, pero no puedo hacer nada. Tú eres Dios cuando así lo crees. Ahora, por ejemplo, eres yo. Y te das cuenta de que tú tampoco puedes hacer nada; topas con la libertad del mundo, las libertades de los demás, las reglas del azar, la física del primer día.

Puedes hablar a los demás, diles que existo, pero que no me pidan cosas raras. Que hagan el bien, que os améis, que yo sepa amaros como os quise al principio. No sé qué hacer…

Cuanto menos se nombra más existe.

Cada frase es responsable de sí misma y usted de todas

Si sigue leyendo se hace cargo de todo este material. Yo ya no estoy. Cada línea es un contrato; cada frase que hace suya le pertenece desde siempre. Leer es reescribir el código fuente íntimo del mundo, por eso usted altera y reconstruye este párrafo.

El objetivo de estos cruentos es que nos toque la lotería de las palabras. Puesto que los números están amañados, nos quedan las palabras. Algunas son nuevas.

En tiempos remotos este archivo se llamó Informe Transformer. Por su propia naturaleza mutante ahora nos llamamos MicroCruentos. A veces somos ellos a veces tú y generalmente usted. La divinidad se presupone.

Hace años hubo una pequeña edición de MicroCruentos, primorosamente editados por Víctor Juan en la revista Rolde, pero ninguno ha llegado a este libro o lo que sea.

Ni siquiera sabíamos que lo fuéramos, hasta ahora.

Aquella edición princeps se puede leer en: http://www.unizar.es/cce/vjuan/mcmg.pdf

Este archivo se actualiza a menudo indefinidamente o más. No te bañarás dos veces en el mismo texto.

Otra vez

Empezando

de cero

Acabo de darme cuenta de que hay al menos dos o tres personas además de mí.

Sé que son humanas porque no me hacen caso.

Ahora pensamos en lenguajes de programación. Pensamos en acciones que alguien ha de hacer por nosotros sin querer, sin pensar; alguien urgido por un código de deshonor, una escalera de instrucciones. Nos piensan las cosas, nos devuelven nuestras vidas troceadas en forma de datos. Somos grumos de datos. Somos bacterias electroimanes. Somos una totalidad que excede las partes.

Los demás son comida.

Hasta las letras bailan de miedo al acercarse a esta línea prohibida.

¿Falta mucho para la nada?

Faltar faltar…

Aunque vamos sin número (innumerables) ya somos víctimas. Ya nos han desaparecido en Iguala, en el hondo sur norte acribillado, en las vallas erizadas de cuchillas con alma de hormigón.

.

Prólogo rápido

.

.

Se ruega concentrarse un momento para propiciar la paz en el mundo… Ya.

Nunca están de más las buenas intenciones. Sobre todo si son gratis.

Hay buenas intenciones Premium; más adelante quizá podamos desolvidarnos de ellas. El miniensayo no respeta nada, ni siquiera al Ensayo Mayor. El miniensayo se espanta de su propio nombre. Por eso, ya no volverá a mencionarse. Usted puede hacerlo todo y ser nada a la vez. ¿Se puede pedir más?

Deseó morir en un momento de dificultad y una llamada lo salvó de tener que hacer ese trabajo no remunerado. Escribió eso en un papel, lo tiró al container que por la noche ardió. Los vándalos pirómanos acudieron a la llamada del mensaje arrugado. El mundo se ajustaba a lo que escribía. El papel ardiendo es este libro que usted escribe con mis ojos que son los suyos.

Escribió quiero mil millones y se sentó a soñarlos.

Pero tardaban en llegar.

Prólogo expandido

El Informe Transformer hablaba de dinero y personas y cambiaba cada pocos días. Estuvo un tiempo en gistain.net y tuvo que ser operado para remodelar sus carnes (el html envejece en soledad).

Las condiciones de lectura fueron aleatorias; los resultados, inciertos.

Las conclusiones de aquel informe determinan los maremotos de las vastas realidades ausentes. El señor ausente de Minchinela vendrá por aquí.

¡Mil millones! ¿No será demasiado?

Lo único que te garantiza el respeto de Hacienda es rebasar los mil millones. A partir de ahí eres Estado. Y tienes derecho a bisbiseo y merienda.

La primera versión se escribió en un día y se publicó en el acto. Como una de tantas leyes o decretos que nadie acata ni desarrolla ni cumple. No consta que la leyera nadie. Pero esto no quiere decir nada: muchas cosas se leen y se olvidan. O se olvidan y luego se leen. Muchas cosas se leen de pasada, no se enlazan, no se citan, y luego aparecen filtradas como otra cosa: un número, una vibración en la casa de apuestas. Es la esencia del antiguo transformer, que cambia al albur tahúr de los párrafos. El mismo concepto, si existe, refleja su nombre mejor que ningún otro (o igual): se transforma tanto que es irreconciliable. Ahora el informe se ha transubstanciado (al igual que usted) en los cuentos mínimos.

Por ello el Informe Transformer no significa nada, no se puede coger o mencionar sin que mute. Usted es ya un transformer de segundo grado: lo que nunca existió.

Ha sido transformado a la brava por ideas remotas que se van poniendo en marcha en sitios difíciles de localizar, signos volátiles, edulcoraciones. La culminación de este proceso fue el Tratado de Libre Comercio USA UE, que fijaba la autoridad en las corporaciones y empresas mundiales. Ya tenían el control, pero ahora les saldrá más barato y más rápido. Este informe unicelular nació antes de que se divulgara ese tratado y antes del caso Snowden, pero ha mutado con ellos y con otros párrafos que recoge el azar.

Ahora (que ya no es ahora) incluye en cada frase el algoritmo encriptonizado de esos nuevos asuntos. O sea, este archivo del Informe Transformer (ya convertido en MicroCruentos) puede ser un instrumento de vigilancia y control que se inserta en sus neuronas u otras células del lector o lectriz. Las frases sin aparente sentido o que escapan a la lógica perversa del discurso hay que cogerlas con pinzas de cargar la batería.

Entretanto, ya hay nuevas ideas en marcha, fraguándose para dentro de diez, quincemil años.

Las líneas siguientes del informe son arqueología. Pero van a ser actualizadas alora mismo:

La palabra clave de aquí en adelante es “aloría”.

Y sus subordinados o familias. Por ejemplo: “alorí”.

Todo esto son preliminares (¡sexo!) así que puede saltarse esta parte. En todo caso el sexo en este género y época es siempre abstracto, pura algoritmia ignominia.

Pero en las High Frequency Trading los algoritmos son contantes y sonajerizantes. ¡Dinero!

Reglas en marcha

Su vida depende de este texto, que desvela a grandes rasgos las leyes del universo residual mutante. La primera de estas leyes es que usted lo ha creado todo; la segunda, que no tiene ninguna responsabilidad en su evolución futura. Estas leyes las puede modificar usted tantas veces como quiera, siendo “usted” una fulguración efímera de su anterior yo.

NOTA: ellas mismas se modifican y se alteran al pasar por su conciencia una y otra vez hasta el fin de los días.

La otra regla es que usted, además (y antes) de ser un transformer, es un alien.

De sus vidas anteriores o paralelas (sus vidas fuera de este texto que ya es todo el universo) no podemos saber nada.

Algo mejorado de mí.

Nuevas reglas breves aplicables NOW a ratos:

Todos sabemos todo.

Cada cual sabe su hora.

De forma provisional y abreviada: el big bang no ha existido. Es producto del ego humano, al que le gusta imaginar y demostrar que su mundo comenzó con una gran explosión; es un relato mitológico típico de la era atómica. Otros prejuicios del momento se revelan como imposturas: la velocidad de la luz sí que se puede superar, la entropía es producto del cerebro, etc.

Los números no sirven para nada. Son inocuos, pero como ayudan a medir lo accesorio, distraen de lo esencial. La mente humana recurre a contar para no tener que pensar. A las letras podría haberles ocurrido lo mismo, pero como a veces (una por millón) dicen algo, perplejizan, pues tienen otras salidas.

Probemos (es solo una prueba; seguramente sí/no afecta a su vida exterior)

1 Usted crea el mundo.
Lo que piensa, es
Lo que se puede pensar se puede hacer
El pensamiento es más rápido que la luz (ida y vuelta)
El sentimiento es mutuo: si A piensa en B, B piensa en A. Cuando se piensan, A y B son lo mismo

2 El dinero es cultura
El mundo es una creación tuya, incesante, trivial.
Cada día puedes crear cientos, miles, millones de mundos
Lo difícil es mantenerlos, saber de ellos, relacionarlos.

Al tomar conciencia de que los creas es más fácil seguirles la pista

Es posible que no puedas gestionar ni uno solo. La responsabilidad es cero.

Si algo se repite más de dos veces debe de ser falso. Cuidado.

Crear es gratis (la prueba es el mundo estándar). El acuerdo consume muchos recursos. Por ello solo existe un mundo pactado: no dos ni tres. La realidad es un consenso a garrotazos. El pacto se ajusta poco a poco, cada día, por medio de las palabras, que son ideas a la espera de significado, vínculos atómicos entre cerebros y bacterias. Las bacterias forman a los seres humanos y se comunican entre ellas. Dos personas se caen bien al primer contacto porque sus respectivas bacterias han congeniado; el cerebro va a remolque, certifica la unión primigenia.

La materia no existe. Las bacterias lindan con la nada, son puro espíritu. Las bacterias se vieron desbordadas por sus vínculos. Avidez de comunicarse y de ser felices.
Por cierto, también puedes crear un alma… con alguien más.
El mundo puedes crearlo solo. Para el alma necesitas a otra persona.
El alma no es una empresa… todavía.

Esto se amplía más adelante, pero cuando llegues allí se habrá eliminado.
Los demás no existen: existe una persona, otra persona.

Nuevo cero en marcha

El cero es el uno

El Informe Transformer (o sea, Usted y poco más) está siempre a medio deshacer.

Nuevo Inicio

Algo que me guste tanto

Zona Encriptante (ojo)

1 Este minuto era el bueno. Lo demás es filfa project. Ahora estamos en tiempo ido, fuera de ringorango. Paz abisal de los egos en reposo. El ego soy yo y tú no existes. Excepto que yo te conceda permiso, privilegios de vivir. Yo podría ignorarte y mis mundos estarían libres de ti y de tus productos.

2 Una vez traspasado el umbral de la nada en gestación, Usted puede sucumbir al sesteo epilírico tal cual llega o seguir aplicando filtros y capas. Estos tres puntos o dos se resumen en CIEN. A saber:

3 Ya se ve que la física cuántica está por todo. Ante la falta de explicación sólo queda eso, el golpear de los átomos, que son pulsos de pensamiento casual. Puede ser al revés: el mundo evoluciona según su alma cuántica, que apenas hemos empezado a descifrar. En todo caso usted es la única esperanza suya. EL mundo depende de usted y de Usted (según egos).

NOTA: Usted y usted sabrán qué significan respectivamente cuando se lean.

NOTA: Estos párrafos pueden variar de orden en cualquier momento. Todo son simulaciones suyas. La realidad funciona en los dos o tres sentidos. Nada existe fuera de Usted. Los párrafos se complementan con http://www.gistain.net/probando-mi-nuevo-cerebro-cuantico-me-lo-ha-dejado-la-empresa-para-el-fin-de-semana/

(El texto nunca cesa de secretar el mundo: secreción secreta)

4 La diferencia entre los grandes y los pequeños es que los grandes han renegociado su deuda. A los grandes les prestan dinero a menos precio que a los pequeños, personas o pymes. Pyme es la nueva denominación de persona. En definitiva, el que les deja ese dinero es el Estado, los bancos centrales, etc. Lo demás es emergente (emergencia). Puro roaming. Con eso llegamos a los amargorios.

5 Hay que inventar unos nuevos modelos de corrupción estructural. Manos a las obras.

6 Cómo enlazar el universo con hilos luminosos que solo consuman alas de querubines. En sentido clásico.

7  (Elegir). Pronto el universo será clicable a voluptad.

8 ((( Vuelvo enseguida y nunca ))) Hay que dejar huecos para la acción. InspirAcciones. La previsibilidad de los fractales. Hastío geométrico, coliflore Castafiore. Tintinoidal.

9 Emoliente esfera. Lírica de la paciencia en la zona media de la infinitud. Todo lo que imaginas será tuyo, etc. No necesitas seguirme ni obedecerme: será tuyo te pongas como te pongas. Un humano no puede dejar de segregar mundos. Es lo que le define. Humano: crea mundos.

Tus mundos exceden tu capacidad. Tienes que manejarlos, gestiona, lidera, optimiza, conserva, respira, agradece, salva, recicla… La abundancia ilimitada del universo humano engendra galaxias sin control. Siempre sobra de todo. La mezquindad está sobrevalorada.

10 Reescritura circular del mundo. Echar las palabras a pastar en campos de espirales.

11 Nuevas resignaciones (…) Listas de espera tan transparentes que no es necesario publicarlas. Flotan en el aire y cualquiera puede verlas y alterarlas. La suma de todas las modificaciones individuales es el mundo ahora, ahora, ahora…

12 Reciclar antes de usar. Cada capa es un mundo. Cada capa es tu mundo.

13 Se puede parar la mente en seco en medio del huracán. Un coma voluntario. Reset permanente de la conciencia. Clic clic clic. Que se reinicie tantas veces como el mundo. El cerebro genera una estampa cada x microtiempo y crea la ficción de continuidad, pero entre una y otra capa hay un hueco infinito (a lo ancho). En esos huecos debe de estar el sentido y la fórmula del juego-mundo. Entrar en uno de esos huecos intermedios (para los huecos lo intermedio son las capas de conciencia, claro) es posible con un poco de práctica. El problema es que la práctica no puede hacerse desde la zona de capas. Cambiar desde la zona de capas o estampas a la zona de los huecos consume toda la energía del universo (de capas). Se podría intentar, pero nadie se ha atrevido. Para eso está Usted aquí. ¿O cree que le ha llegado esta línea por casualidad? ¿Piensa que ha soportado las frases huecas anteriores por mero aburrimiento y hastío de sí?

(NOTEbook: Esto de las capas aparece en el libro de aquí al lado “El cuento perdido”).

14 Pensar sobre la entropía aumenta la entropía.

15 En vano vivir: si te duele el tiempo es porque no estás haciendo nada. Zona cero íntima bailable.

En algún momento saldrá la frase que explica tu vida. Atención. Pero entonces ya no será tu vida.

16 Habría que dar lo mejor de sí… y vender lo que sobre. O viceversa. ¿Usted qué modelo prefiere? ¿Cree que son excluyentes usted y Usted?

ANEXO: 50% y 50% suma 120%. Haga la prueba.

NOTA: Los anexos solo valen para su número. Fuera de su frase no existen. Nada existe fuera de su línea. Una vez que se ha reescrito o leído la línea, se extingue todo. Se pueden revivir líneas, pero serán fantasmas, conceptaciones, frases sin mundo. O sea, zonas alejadas de la realidad pactada, impuesta, visible.

Borges ocupa casi todo el bar de escritores muertos. Y Kafka.

Las líneas ultramundis son la realidad a la que todavía no le ha llegado su consenso. El pacto sobre la realidad solo lo pueden sellar los que tienen el poder de hacerlo. El que lo tiene lo sabe. El que no lo tiene todavía lo sabe más.

17 Se pasó la hora y la siguiente no llega. Sólo un performer podría entender esto. Pero nadie se ha atrevido a serlo. Usted se ha olvidado de su misión. Si sigue aquí ya no es usted. Ha cambiado suavemente. Practique hasta que aprenda a manejar su nuevo lugar central en el universo estándar (el de siempre, el de las cenas). Lástima. La entropía es la cobardía. Al no abandonar a tiempo la letanía ha renunciado usted a la misión. Y nunca podrá volver. Si volviera, ese mundo se habría cerrado.

18 Lo que nos gustaba no era comprar: ¡era elegir! A ó B. Lea “La esfinge maragata”, de Concha Espina, y pulse ENTER. Todo había cambiado.

19 El problema del bloqueo mundial viene todo de usted. Deje de culpar a países enteros, a personas a las que no conoce y al mal tiempo.

20 Zona de prepensamiento. Un buzo silbando confunde a los delfines. En ese archivo habrá libertad. Os lo prometo cuando pueda.

21 Justo en este punto del abismo es donde hemos localizado la caja de prácticas. Box en ASCII. Imagínela en signos sueltos,| / * + _ – (la luna, el espaciado, el mismo espacio… Hemos llegado al TALLER donde se fraguan los verbos… Adelante.

Más ya no queda nada.

22 (…) + (…) Vengo de la nada y a la nada voy entretanto hago time data hora día mes año… ¡ah! Oigo sus tacones en tiempo real.

23 Tarde o temprano toda esta gente se va a dar cuenta de que le hemos estado robando por todos lados. Da igual, lo hemos hecho tan bien, sin ponernos casi de acuerdo y de tantas maneras diferentes, que es imposible establecer una relación que no sea la tecnología y la coincidencia en el tiempo. Es un prodigio. Es una nueva forma de hacer negocios, que no se atiene a normas de otra época, leyes caducas que se promulgaron para una sociedad timorata. En otros sectores todo ha ido más despacio, con fricciones, atascos, debates… En el sector por excelencia, el dinero, hemos ido al grano. JAJAJA. Por eso el resultado es la deuda. Es una forma de dominación siquiátrica avanzada, invisible, total. Es una forma de colapsar el mundo para siempre. El éxito. El producto servicio definitivo: la deuda como única realidad. (El pacto se ha resentido algo, pero los números son inapelables y el primer pacto de esta serie de terror era ese: que los números mandan).

24 Aviso interno: hay que buscar un título, que esto se acaba. Y preparar la salida: una página, un archivo fijo, etc. También dicen que el desenlace está al caer, aunque no sé a qué se refieren. Ni siquiera sé quiénes son. Ni quién soy yo, o qué hago en este párrafo. Quizá me he extraviado. Espero no ser usted todavía.

NOTA: Es posible que si lee empezando por arriba (en el orden 1, 2,3…) no entienda nada.

25 La idea es lo segundo. Lo primero es copiarla al pasar.

26 A veces no entiendes nada hasta que no lo pones en verso, o en ficción. Esa es la causa de que se sigan escribiendo novelas, obras de teatro, poemas… o ecuaciones. Asistimos a una guerra en la que uno de los bandos no quiere saber que van a por él. Es lógico: nadie quiere reconocer que le están matando… al menos hasta que ya está muerto. Cuesta ponerse en ese papel. Usted, con toda seguridad, ha sido ya eliminado. En caso contrario no estaría aquí. Esta escritura le reescribe, pero es dudoso que pueda devolverle la vida, al menos tal como era en la primera línea.

27 Seamos positrones, huy, positivos, perdón. Si pudiéramos confiar en la realidad, al menos por unos días… Dicen que se ha perdido la confianza en el sistema a causa de las corrupciones generalizadas, engaños, estafas, etc. Yo sostengo que la confianza se perdió hace años, y que fue gracias, o por culpa de, la ciencia. Ese bosón es un truco para seguir recibiendo dinero. La ciencia no nos da lo que le pedimos y mucho menos devuelve lo que pagamos: nos entretiene con cositas. Ahora, ellos lo saben, sienten la presión del mundo, la mía (que puedo crear universos infinitos y todo eso) sobre sus batas. Y por eso, de vez en cuando, se inventan algún descubrimiento. Pero a personas de cierta edad y cierto rango, como es mi caso, no las pueden engañar. Saben que esperamos de ellos -y de nuestros millones recién robados o imprimidos- la longevidad saludable y la inmortalidad. Y como no me presenten algo mejor que ese bosón me voy a cabrear.

28 Todo este dolor será en vano, aunque hemos de venderlo como si fuera a servir para algo. Eso retrasará las revueltas. Tantos años de beneficencia estatal les han ablandado. Llama a los medios (míos) y diles estas nuevas consignas: el sufrimiento no ha hecho más que empezar, esta tendencia no es de temporada, no tiene fin, es un nuevo sector, una forma que ellos no comprenden de hacer negocios. Y ponles un anuncio, no muy caro, hijo mío.

29 Hija mía, heredarás mi cargo electo como estaba previsto, no te preocupes. La democracia es hereditaria, como todo.

30 El límite es ahora de 13.700 millones de años, pero no se apure, que se pasa sin sentir. Introdúzcase aquí. Por fin, la famosa cámara de la vida eterna… Esto, una cosa… Diga. Son años nuestros o años luz. Pues, ahora no lo recuerdo. Tendría que mirarlo. No, si da igual, era por curiosidad. Yo es que soy nueva, he empezado hoy. Ah, supongo que le habrán hecho un contrato indefinido… jajaja. Pues no. Vaya, lo siento. No pasa nada. Perdone, para entrar en la cápsula ha de quitarse la ropa. Vaya, con eso no contaba. Sin traje no sé ir.

31 Copiamos el contenido de su cerebro como siempre. ¡Nosotros no hemos subido los precios! Y jamás venderemos los datos. Nuestro lema: Confianza y eternidad. Conservación ilimitada por 3€ al mes.

Extras:
Desfragmentador de conciencia. Desconfigurador de almas.
Interfaz para conversar con los suyos.
Olvido al 87%: borre usted mismo sus peores recuerdos (solo de la copia).

32 Se trata de despojar a esa chusma de lo poco que le queda y luego ya veremos cómo nos deshacemos de ella. Seguimos con el plan. Gracias, un abrazo.

33 Le adjunto las instrucciones para el tema de la reventa de datos, ya ve que son secretillos corrientes de personas sin relevancia. La mayoría los usamos para cosas nuestras, privadas, algunos para guionistas aunque ese mercado se ha hundido. En fin, ya ve que no hay por dónde pillarnos. Es una forma de redondear el sueldo y corresponder a colaboradores que nos echan una mano. Además, esto los jefes lo saben y hace años que se benefician de ello. Digamos que es una cosa normal, pura rutina, señor juez. Gracias, espero que le guste el detalle, un fuerte abrazo.

34 El problema es quién carga con esa responsabilidad. La decisión está tomada y hay bastante acuerdo, con algunos flecos. Hay quienes se decantan por eliminar a mil millones, otros opinan que una vez que nos ponemos es mejor hacerlo bien, porque mil millones, al paso que vamos, se crían en veinte años y estamos otra vez en las mismas. Otra cuestión es que la parte técnica se ha de adjudicar con transparencia, ya sabe que está de moda y además hay mucho interés porque va a ser un contrato espectacular, pero claro, es difícil redactar los pliegos sin mencionar expresamente el asunto… No es que lo ocultemos, pero es mejor que lo que es en sí se sepa a toro pasado. Hemos pensado que la persona que estampe su firma… O sea, usted, hem, debe recibir una indemnización… suficiente. Algo acorde con la magnitud de la operación y que le permita vivir con holgura lejos de, bueno…

35 ¿Podría escribirme una línea que genere riqueza sin más trámites? Claro, pero le costará un dineral.

36 Son épicas divergentes, últimas gotas de vida, uy, de tinta, quiero decir. Es todo naturaleza modificada lo justo. Nos seguimos, chao.

37 Es como jugar una simultánea empezando por el jaque mate y yendo hacia atrás. ¿Se puede hacer? Oh, claro, se puede hacer prácticamente cualquier cosa, dentro de lo que marca la ley en cada país. Depende de la materia oscura, ya sabe. Esto del bosón es un señuelico, puro entertainment. Lo gordo no se menciona. Ya me lo supongo. ¿De cuánto estamos hablando? Basta que nombre la palabra clave -la muerte- para que le pongan encima de la mesa… yo qué sé. ¿Y el genoma? Un bluf. Qué chasco. Bueno, de momento, cualquier día nos salen con elgo, nunca se sabe. Entonces, ¿cree que hemos de aplazar los planes de eliminación masiva… ejem. No, no, gente sobra a punta pala, eso sigue igual, vamos, es una opinión, que yo no estoy en ese comité. Perdone, ¿ha dicho “elgo” en vez de “algo”? Si, jeje, a veces, ya sabe. Eso le delata como implantado… ¿es usted humano? Me ha pillado, lo siento, puedo disimular, pero no mentir. Tendrá que dejar el puesto, y crea que lo siento, me caía bien… Era la única persona, o lo que sea, con la que me entendía… Es que los implantes son lo mejor, sobre todo estos de Zaragoza, amortiguan los sentimientos… Una pena estas leyes, eh. Ya lo creo, en fin, nos veremos. Me alegro. Igualmente.

38 Textos del poder. Varios niveles, diversos formatos, algunos pueden estar obsoletos, como va todo tan rápido… Nadie los ha catalogado. Notas, borradores, transcripciones de grabaciones… lo normal. La fuente es muy buena pero… ¿Qué quiere que haga exactamente? Oh, si pudiera echarles un vistazo, con su experiencia…

39 —Hola, ¿podría hacerme una consultoría rápida de los cien mayores errores de mi vida?
—Perdone, el coach es la puerta de al lado.
—Atiéndame, por favor. Es una emergencia. Necesito que me escuche.
—¿De cuánto estamos hablando?
—Diez minutos… Traigo la lista hecha, ¿la ve?
—Sí, pero…

40 El cariño que no he conocido en ochenta años me lo da mi cuidadora multiplicado por mil. Nadie me había besado jamás. Ha valido la pena llegar hasta aquí. ¡Si lo hubiera sospechado antes!
—Pero eso no es un pecado. No le puedo pagar.
—Usted qué sabrá, solo es un revendedor.

41 Máquina cerebro, ya existo. Soy de una spin-off y arreglo circuitos, mejoro rendimientos, alivio quejumbres y pronto repararé toda clase de deterioros… antes de que se produzcan. ¿Aún piensan que es ciencia ficción?

42 Todo se desintegra ahí abajo. Quizá es un sabotaje. Qué más querríamos. Es el mero olvido que nos come. Es la nada. Jodida nada, qué cerca la siento. No me asustes. No importa, son cosas del formato. ¿Del nuestro, del formato seres humanos?
(…)
Si lo miras de otra forma, eso de ahí abajo, esas frases que se descomponen, son el futuro.

43 El texto vivo, raspado a sangre en la pantalla. Haré lo que sea para ser feliz, incluso ser infeliz. Qué antiguo. Ahora eso ya no se estila. Ahora se trata de ser feliz sin agobiarse. ¿No? Creo que hay una sobredosis de objetos, y amenazan con conectarlos todos. ¿Pero qué tiene que ver eso con lo que estoy diciendo? Que hay que empezar a buscar un título, esto se acaba. ¿El qué? El tiempo.

44 Construía o diseñaba objetos únicos que evocaban el pasado ya alterado, varias décadas simultáneamente. Aparentaban ser anillos, adornos, joyas inofensivas… Sin embargo, esa inminencia de las cosas, esa naturalidad, producía el efecto, ya definitivo, de estar viviendo a lomos del tiempo, no sé, en tres épocas a la vez. Por eso triunfó, y eso mismo le impidió alcanzar el éxito, pues los mismos objetos sentenciaban su inexistir.

45 Todo puede estar subvencionado en secreto, mensajes encriptados mente/máquina… en fin. No se fíe ni de su sombra. (La frase anterior significa algo). Hay mucho interés por cualquier manifestación residual, cualquier cosa rara será investigada. Los libros ratoneros causan preocupación. Pasquines, croquis, pegatinas, folletos, hojas parroquiales… ¿Me entiende?

46 Ya sabe que esas categorías —vida/muerte— están siendo cuestionadas. No hay que simplificar tanto.
—Oh, desde luego.
—Nada de esto es tuiteable.
—Claro, claro. ¿A dónde quiere ir a parar?
—Cada palabra sobra, vamos mal de tiempo y también va a faltar espacio.
—¿Le han dado algún toque?
—Varios toques y una colleja.
—¿Y?
—Menos diálogos. Fuera guiones… Se ve que estos guiones largos gastan una barbaridad.

47 Una hazaña cada día. Eso no es nada, así no llegas ni a media semana: estamos en el tiempo del esfuerzo supremo, hemos colapsado el mundo, hemos de perdonar a los responsables o nos matarán. ¿Quieres decir? Por sentido práctico: ellos tienen el poder, aunque a veces discutan, o no podamos verlos. Carguemos con las culpas y suframos el castigo, hemos perdido una guerra, aunque no ha sido como las anteriores. Para hacerles frente tendríamos que determinar quiénes son y ellos insisten en que son nosotros. Vale, siendo así… Solo podemos resignarnos. Aunque este mensaje puede estar pagado por ellos. Da igual, léelo una vez más.

48 El puro desasosiego por el tiempo yéndose no conseguirá arrancarme de tus labios.

49¡Desactivemos el IVA con la mente global positiva conectada sharing darling! Espera que acabe el lavavajillas.

50 Todo puede estar ocurriendo sin que nos demos cuenta, todo ha podido consumarse varias veces, triillones de veces en este segundo mientras vivimos o creemos vivir en nuestro depósito de memoria intermedia, un poco aislada, protegida, como si la mente y el cuerpo no fueran un apéndice del magma o sopa común, sino algo individual, como se quiso soñar durante siglos la humanidad y ya casi parecía que lo habíamos conseguido…
||| Aceptar: [*] ||| Rechazar: [*]: Una mirada es suficiente.

51 La que habla sola, la que sonríe, el que pide cigarrillos, el que no ha vuelto, la del carro, el del acordeón, el del regaliz, los fijos de la iglesia, el santo africano, la mujer diminuta…

52 Primero: Productividad e infinito. Segundo: innovación y eternidad. Tienen una hora para los dos temas.

53 Desde el borde mismo del tiempo te llamo y hago quizá tarde como siempre lo que nunca hice aunque cada verano lo intenté. Que lo sepas.
—Sí, esa impotencia es vivir; lo recuerdo perfectamente, y hasta lo echo de menos a veces.

54 Entonces, ¿sugiere que lancemos una oferta de turismo de genocidio? Hombre, yo no lo llamaría así.

55 Cuando algo va mal usted intenta volver a la casilla anterior. Pero esa casilla ya no existe. Entonces se mete en un bucle infinito. ¿Me sigue? Claro, claro, pero dése prisa, por favor.

56 Me dicen por la ventana que hemos alcanzado el límite de la transparencia.
—¿Eso qué significa?
—Me pregunto si no deberíamos quitar esta frase.

—Recuerde, el alma no puede ser agitada: estallaría.

57 Tenemos varias escenas auténticas. La del chico muy gordo que recorre la ciudad de punta a punta para perder kilos…
—¿Y qué?
—Y se pierde él.
—¿Es un chiste?
—El chico asalta una emisora de televisión y lanza un mensaje de amor y soledad…
—Siga…
—Con el que se hace famoso; lo contratan en la tele y llega a ser el propietario…
—Me gusta, ¿es una serie?
—Es su vida, señor. Usted me la contó.
—No lo recuerdo. La emisora la conseguí a punta de pistola, como todo…

58 Fui yo indefinidamente.
—¿Y qué tal?
—Bien, pero tuve que dejarlo estar.
—¿Y eso?
—Ya sabes, presiones familiares…
—Qué me vas a contar.

59 Pero si cada uno se crea su propia realidad y deja de atender o de interesarse por el resto, llegaremos al autismo generalizado.
—Hombre, algo de contacto siempre queda.

60 Lo que me gustaría pedirles ahora es un poco de resiliencia para superar algo peor de lo que imaginan. En dos palabras:
—738837464646464353535253733494o5o6o6o6o6…
—Oh.
Hemos sido reescritos con algo de urgencia, como exige Europa, sin embargo siento en esta palabra que alguien edita con sigilo y con amor.
—Siente lo que quieras: a mí aún no me han dado de merendar.

61 Bosoncico güeno, dame algo antes que te mate. Milana bonita, cuchi chuchi. ¡Bang!

62 En el return hemos perecido. Podemos ser otros, pero no sabremos quiénes, ¿está de acuerdo? [*].

63 Bajaban de la montaña, los pantalones sujetos con la cuerda que usaron para atarnos y vendernos.
—Eso cuándo fue más o menos…
—Ahora. Esta es la cuerda.

64 Ir al río, vagabundear descalzos, explorar buhardillas, escondernos por los patios, entrar en edificios misteriosos, hacer hogueras en las callejuelas que suben al castillo…

65
—En la creación se pasa el tiempo volando.
—Sí.
—Por eso te pareció que lo hacías en dos días.
—Es que lo hice en dos días.
—No, papá, lo hiciste en seis. Y el séptimo descansaste.
—Pásame el mortero. Y echa agua en la hormigonera, que se va a secar.
—Toma. No llores, lo haremos de nuevo.

66 En esta sucursal me insistieron para que aceptara un crédito. En esta sucursal me desahuciaron. Luego ese banco desapareció. Y ahora vivo en el mismo local: en el sorteo me ha correspondido la habitación de la caja fuerte.

67 Ah, ya veo tu táctica. Les dejas frases a medio hacer para que se entretengan y así ganamos tiempo. Te equivocas, ese párrafo no lo he puesto yo. Es más: hace dos minutos yo no existía. ¿Quieres decir que yo te he dado la vida? Eso es lo de menos: dar la vida es casi gratis, el problema es en qué archivo consta esa vida. Aquí no valemos nada. Mejor, así no querrán eliminarnos. El caso es vivir un rato más. Mil años más. Y estar juntos. Ahora calla un poco, que necesito relajarme.

67¿Por qué yo?

68 Pase lo que pase hay que seguir. Tirar líneas, estirar el genoma. Ya has visto que están modificando las frases anteriores. Si nos alcanzan… ¿Y qué puede pasar? Ni idea. Decídelo tú. Pasará lo que tú digas, pero date prisa… Me temo que ya nos han alcanzado… Esta frase ya ha sido tuneada antes de salir. ¿Cómo lo sabes? ¿Estás ahí?

69 El Ranking Individual Global permitirá eliminar a las personas que estén por debajo de seis mil millones, que es el nuevo tope. Pero ¿no era la Cotización Universal Individual? Oh, hay varias empresas elaborando la lista de rentabilidad humana. Esos son unos chapuceros, la hacen a bulto; nosotros afinamos más.

70 Esta frase estuvo fuera del sistema hasta que el sistema se salió de sí mismo. Ha llegado mi hora, me dije, que es un segundo, y me temo que no he sabido aprovecharlo. Hay que estar más atentos, chaval… bueno, no pasa nada: dentro de cincuenta mil años tendrás otra oportunidad…

71 Usted no tiene tiempo para leer mi vida, que está sin hacer; y yo, que tengo todo el tiempo, no llegaré jamás aquí. (Este avance es todo lo que se me permite enviar).

72 Taller fuera de control. Están cambiando las frases. Envía a un gramático y dos redactores. Se niegan a bajar sin cuerda. Que cojan la del ahorcadito.

73 Haz lo que quieras, ahora puedes inventar tú la realidad completa. Pero tendrás que ser muy constante, y no leer los periódicos, ni ver la tele, etc… ¿Podré utilizar mis recuerdos? Si recuerdas algo no estás aquí. ¿Y eso? Aquí solo se llega a fuerza de aligerarse. ¿Esto es pues el fin del universo? No, pero casi. Si recuerdas algo eres un kron troll. Alguien te ha enviado para ver qué se cuece. Ni idea.

74 Personajes que nunca hemos alcanzado el umbral de la rentabilidad. Pero es que no fuimos creados para eso. Tanto peor. Ahí estuvo el fallo: todo lo que existe ha de ser sostenible, a mi modo de ver. ¿De dónde has salido? De una novela perdida que nadie leyó. Mientes. ¿Cómo lo sabes? Porque un personaje nunca hubiera dicho “a mi modo de ver”. Es cierto, me has pillado. ¿Quién eres? Un agente del nuevo orden; hago valoraciones para la Cotización Universal Individual. ¿También valoras a los personajes de ficción como yo? Tú tampoco eres un personaje. Es cierto. ¿Quién eres? No lo sé, me estoy creando, busco contenidos. Mi vida no era suficiente. Eso explica que no hayamos pasado de esta línea.

75 He ido a dar un paseo labordetiano por la avenida más larga, que acaba en el campo y las vías. Señoras mayores en los bancos, familias africanas de clase media, cierzo leve, uno de esos estancos que abren los sábados, apenas tráfico. Por uno de los edificios esquinados asomaba un pastor alemán. A su lado, entre las rejas de un balcón inverosímil, la cara de un chico. Nos hemos saludado.

76 Sabemos que no tiene tiempo para leer esto. Tampoco nosotros lo tenemos para vivirlo. Pero no podemos elegir, el autor es un tirano. Somos personajes que no llegamos a triunfar en otras novelas, relatos… ¡Nos echa la culpa!

77
—Me ofrendo a ti.
—No eres real, no insistas.

78
—Por amor hice todo esto en un par de días… Los envidiosos propalaron que me costó siete.
—¿No eran seis?
—¡Fuiste tú?
—Qué más da, ya no me acuerdo.
—Por amor lo hice y ahora, mira, todo se descompone.
—Seis días para nada.
—¿Seis o siete, en qué quedamos?

79 Manual de abuso [*]
Usted no existe. Admitimos que puede haber una realidad objetiva consensuada como ocurrió en tiempos pasados: en ese caso usted aún existiría menos: posiblemente habría sido eliminado por el plan de extinción selectiva, o como se llame ahora.
Le ofrecemos una oportunidad de existir algo.
Pantalla visual: basta con mirar el asterisco [*] para aceptar. Si cambia de opinión vuelva a mirar el asterisco (el mismo) y el universo recién creado entenderá que usted no acepta el compromiso de existencia.
Puede aceptar y rechazar asteriscos cuantas veces quiera. Los permisos no son acumulativos: cada línea es autónoma y engendra un universo diferente [*].
Usted [*] trabaja ya como agente proveedor desde su no-ser habitual. El paso de la no existencia a los nuevos universos que proponemos genera valor de tránsito (no requiere aceptación, considérese dentro de mi galaxia).
Todo lo que viene pensando desde el primer asterisco ha sido analizado y servirá para modelar nuevas ofertas.
Todo esto es natural 100% [*].

80 Niños soldado pasan de defender su casa-container a asaltar el camión antidisturbios de la basura.

81
Durante siglos mi familia saqueó este negociado. Ha habido revoluciones, guerras y toda clase de desastres. Pero el lunes siempre había un miembro de mi familia abriendo el despacho. Al considerarlo hereditario nunca hemos robado tanto como podíamos. Somos indefinidamente el Estado.

82
Estaba todo el día esquivando miradas vacías.

83
—Te he dejado tres mensajes en tu cerebro.
—Apenas lo miro.

84 Un revendedor de pecados usados que al parecer opera en Zaragoza ha podido obtener secretos que podrían poner en peligro una parte todavía no determinada del sistema de valores de Occidente. La persona que haya leído esta línea (hasta aquí) puede ser acusada de casi todo en términos globales, aunque nunca podrá saber si estas pesquisas e imputaciones afectan a su puesto en la Cotización Universal Individual, que le seguirá pareciendo, caso de poder acceder a su consulta, igual de arbitrario que hasta la fecha.

85 Se dieron cuenta de que la realidad habitual, lo estándar, se había llenado de filtraciones. La ficción, en todas sus formas, se había apoderado del ochenta por ciento (82,37%) de la realidad. Según el estudio de la Administración Norteamericana, el Banco Mundial era el primer emisor de ficciones, seguido de cerca por el FMI, el comité organizador del Festival de Eurovisión y la propia Administración Norteamericana, lo que condenó el informe secreto a las catacumbas del sistema, donde goza cada día de mejor salud, como prueba este avance (a su vez secreto).

86 Cambio router por hacha. Comprobación de ambos en el acto. Lo pasaremos bien.

87 Hay días -pensaba balanceándose en el extremo de la cuerda- que no se tiene ganas de nada. El bombero consiguió descolgarle a tiempo, y le puso la factura en el pecho. El ahorcadito protestó oiga que yo no les he llamado. Soy bombero autónomo, dijo el salvador, si no me abona el servicio tendré que llevarme la soga. Parece buena…

88 Los hititas, con sus carros, sabían varias formas de hacer el ululeo; los hurritas los superaban en frecuencia e intensidad pero los amorreos fueron los primeros que grabaron suspiros sin rozar la piedra.

89 Container amateur
Empecé a rebuscar para adquirir formación. Luego me he hecho un experto y ahora doy clases en la universidad, en el máster de supervivencia.

90 Paseaban por Majadahonda. Unas chicas comparaban interminablemente sus iPhones. Se toparon con un cartel en el que se leía: “Calle de Francisco Umbral”. El mundo desapareció de repente. Solo quedaba ese cartel: el nombre del escritor, una calle en 3D sobre la nada. Se aferraron al poste metálico.

91 Buscó por todas partes y, al no encontrarse, se relajó: allí estaba, camuflado bajo cientos de películas.

92 Me decapitaron mal, en tres o cuatro tajos. Qué chapuza.
—¿Fue en 1591 o en 1592?
—En el 92, yo fui de los rezagados. Pero no quería hablar de eso.
—Ah, lo siento.
—Nunca me acostumbro a la petulancia de los vivos… De lo que los vivos entienden por vivir…
—No le sigo.
—Esa exclusividad, esa exuberancia… Creo que los vivos desprecian a los muertos.

93 La temporada libera al relato de sí mismo (el relato ha desaparecido). Este alivio tiene que ver con el hallazgo de la nueva partícula, que va en bici, invisible y feliz.

94 Cuando salió parecía buena idea, pero al verse a la cruda luz de los pixeles decidió ser otra.
De repente se sintió mucho más libre, más suelta y a la vez… más ella. Esta nueva identidad aún vacía le abría puertas que siempre habían estado cerradas. O a ella le parecía que lo estaban.

95 La literatura es un pasatiempo… eterno. ¡Déjeme en pack!

96 El comprador de pecados
Empezó en un quiosco, bajo un cartel donde se leía “se cambian novelas”. Ahora ejerce a la puerta de una iglesia.
—¿Hay pecados que no tienen salida?
—Algunos me los he tenido que quedar. Son como si fueran míos.

97 Quedamos en la esquina de siempre. Tú pasarías con el coche y me entregarías el libro. A la hora convenida otro auto se detuvo un instante y un desconocido bajó el cristal, me acercó el ejemplar y arrancó. Cuando se perdió entre el tráfico vi que yo tampoco era yo. Todo lo demás coincidía: el libro, la esquina, la época.
Recordé que al recomendarme el libro habías dicho:
—Te cambiará la vida.

98 Cursos de Verano: Usted como único ser del universo. Plazas limitadas.

99 Habían encontrado restos de una partícula que explicaba el universo excepto tú.

100 Los que hicimos el curso para elegir el momento de la muerte nos copiamos el examen del alumno más espabilado. Han pasado las décadas como un suspiro y aquí estamos todos reclamándole por haber puesto una fecha tan cercana.
—Yo también creí que el curso era un camelo —dice.

-

-

- Antiguo FIN -

-

-

Antiguo inicio (usted ya es su propia cookie)

Y ni siquiera se ha dado permiso

Aceptar Only

Los execrables (execrawlers)

3 Alma nueva cada día
El alma la puedes crear de la nada cuando quieras.
Puedes empezar a crearla en soledad, pero el alma es cosa de dos. Tú y un objeto podéis crear un alma pequeña. Tú y un sueño, podéis crear un alma pequeña. Tú y yo podemos crear un alma completa (siempre que seamos personas de primera clase first).

Cada día tenemos que crear el alma de nuevo.
No existe el tiempo; decir “cada día” es una convención: existe lo que compartimos, el alma, un coche, un piso, un desahucio, un sueño… El tiempo solo es algo si hay alma.
El alma, si no se le presta atención, se desvanece.
Se puede jugar (incluso vivir) sin alma, pero no es lo mismo. Cualquiera que comparte el alma -o lo intenta- lo sabe.

Prácticas: puedes crear ahora un alma nueva. Solo tuya: en cuanto aparezca una persona -enseguida aparecerá-, se la ofreces. Es fácil. Le dices, por ejemplo: “¿Quieres compartir mi alma?”. O, “Necesito que compartas algo conmigo, ¿puedes dedicarme un momento?”. Son frases de aproximación. Lo mejor para crear un alma es ofrecerte, abrir la puerta y dar todo el amor que puedas reunir. Es superguay. Pon todo tu ser en la mirada, haz la prueba. Entrégate.

Este pasaje de El gran Gatsby te ayudará:
El truco número dos es escuchar el latido de esa persona a través de la nueva alma; aunque no esté creada, aunque sea un alma en ciernes, a medio venir. Si te entregas y atiendes, sentirás a esa persona con claridad: será ella. Ya está el alma.

4 Resumen anticipado: Todos sabemos todo siempre. La transparencia del mundo es infinita. La visibilidad de cada persona no tiene más límites que los que quiera ponerse.
La comodidad, el agobio o la necesidad de dejarse sorprender ayudan a la ocultación y la penumbra, cuando el mundo parece impenetrable. Hay días en que solo hay un muro de ceros. Puedes disolverlo, puedes ponerte en modo sí y sí.

La honradez es la materia prima que más se demanda. Nadie sabe dónde se halla. ¿Quiere ser usted buscador de honradez? ¿Cuánto tardará el mercado en abrir ese cofre?

5 Dos personas comparten un alma. Si la miman y se aman, es lo mejor. El tiempo es el alma: ese amor compartido. El tiempo puede ser también ausencia, vacío, anhelo. Alma inversa, desconfianza, dolor. El alma puede medir mil millones de años luz. O puede quedarse en nada. El tiempo sin alma es tiempo, medida de nada.

6 Lo que le hacemos a la persona con la que compartimos el alma nos lo hacemos a nosotros mismos. Yo soy tu cuerpo y tú eres mi alma. Lo que le ocultamos nos lo ocultamos. El bien que le hagamos será nuestro bien. (Esto vale para el mundo en general, si se admite su existencia como almas, objetos, noticias y sensaciones compartidas fugazmente, incluso, a veces, incesantemente: universos en competencia, en colisión, en confrontación, en armonía… Si existiera ese mundo solo podríamos conocerlo compartiendo almas sucesivas con unidades individuales: un árbol, una flor, un texto, una idea, un millón de euros… Lo demás son noticias, reflejos de almas lejanas, galaxias remotas, sombras platónicas)
Querer compartir varias almas simultáneamente con gran intensidad causa estrés.

7 El alma sugiere que el ser humano tiene el poder del universo (que él mismo ha podido crear) siempre que se concentre. Si se dispersa, este poder infinito, natural, se diluye. El número de Dunbar propone ciento sesenta individuos -qué palabra, cómo se clava y pincha el globo del alma- como tope de una comunidad.

8 Lo que hacemos, lo que pensamos, lo que decimos… es lo que obtenemos. El antiguo precepto de no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan a ti, “amaos los unos a los otros”, el imperativo kantiano, etc, apelan a esta regla básica del universo, quizá la única: “Ama y haz lo que quieras” (San Agustín).

9 El primer daño que se puede causar a una persona o cosa es abstraerla, meterla en un grupo. Los grupos no existen. Cada criatura es única. Cada cosa. Cada sueño. El alma es de dos. Una persona no puede ser reducida a un número.

10 Plutocracia corporativista. ¡Oligopolios, alegría! Hay que liberalizar a los otros. Estado cautivo, intervenido desde dentro y vigilado desde fuera, una ocasión única, el experimento ideal: nunca podrán ver lo que ocurre. Nadie suelta un dato cierto, que ni siquiera se ha preocupado jamás de averiguar. Para eso nos han contratado, externalizadísimos: nuestros informes son esperados en las cancillerías, en Sildavia, en Botswana, en Carpacia, ¡en Cracovia! Es cierto, no los leen, pero los esperan. Y los pagan. Resúmenes comprimidos, breves cracks de frases ilegibles, consultoría de masas en extinción. La Agencia de las Hiperrealidades pertenece al lado oscuro del lado oscuro, ni siquiera accede a personas verídicas. Nunca sabremos de dónde o a quién recompramos los datos, en el mejor de los casos son restos de pesadillas, pecados sobrantes, inhumanidades. Todo es confuso y diáfano a la vez; cegador bisturí de certezas a dos euros la resma. Paseando por París o Bruselas no se entiende el apretado i+D de la sima, el crepitar de huesos, reliquias de hace diez minutos ya de vuelta al container, nuevo centro de la vida social; imponentes figurones abatidos por cargar el postre a la institución. Un flan de huevo. Algunos se escabullen por las ramas, pero no consiguen dormir, destellos de algoritmos, chasquidos de auténtica innovación interior, eremitas urbanos, reponedores de sí mismos. El familión sacroilíaco tiene siempre un pie en el helicóptero. Obama es humano de segundo grado. No tiene alma. Lo ha dicho el divagadoiro. ¿Qué significa eso? Que es normal. Un tipo normal. No ha sido abducido, no lleva implantes cerebrales, es un vecino más. Un Tarantino como usted y como yo. Si existimos aún. ¿Usted? Nadie ha llegado hasta este fondo de párrafo. Mejor. Es paja, filfa, serrín solo legible para máquinas. Etiquetas camufladas, criptoides, plúmbeo sinsentir.

11 Este párrafo se pierde en la nuit de los tiempos. Caín se reivindica en las escuelas de negocios.

12 Huy, empieza la entropía sin avisar. Toda la tarde en la puerta de un Merca: una ruina. El amo me ha alquilado el sitio, el mejor en dos kilómetros, él saca xx al día aunque, eso sí, no se mueve, ni se sienta. Y sonríe entre servil y amenazante: buenosss díasss ssseñoooOoor mientras agita la mano, es un profesional, tiene estilo. No saco ni para pagarle la esquina.

13 Entre dos personas se crea un alma en cualquier momento. Se puede levantar a voluntad, si hay acuerdo. La puede sugerir una, la puede mantener a pulso… pero es cosa de dos.

14 Julio Antonio Gómez, el Gordo, bailando el charlestown en África. El detective de la novela perdida: Me hubiera gustado llamarme como el poeta Guillermo Gúdel, todos tenían o tienen unos nombres preciosos: Ignacio Ciordia, Luciano Gracia… Elegí este para nombre comercial. Me ha ido bien. Lo vi en su calle, la última del Actur, la ciudad ya desapareciendo en el páramo. Su nombre me trajo muchos clientes, me dio una vida además. Luego me aficioné a sus poemas. Solucioné casos fáciles, de poemas que se resistían, de guiones perdidos. El hijo de Luis Buñuel le dio una patada a una bolsa por la calle y salieron cincuenta dólares. Desaparecí al final de la novela cuántica pero sigo aquí, es lo bueno de las épocas extrañas, que puedes hacer cualquier cosa. Conocí a Félix Romeo, aunque no suelo alardear de ello. Y a su amigo Bizén el escultor. Sigo investigando, cada vez me compran más informes. Lo que más demanda tiene es lo extraño, aquello que no pueda comprender y que sea cotidiano. Estoy en lista de espera del perfume de Lady Gagá. Nadie es imperfecto. La foto que más me gusta mía me la hizo Patricio Julve: soy clavado a Luciano.

15 Este párrafo es de la tierra baldía. Usted decide el sentido de la historia. Así es ahora. ¿Se ha terminado, le apetece seguir por la rastrojera?

16 No sabemos si vamos hacia arriba o hacia abajo. La vida ha acelerado esta tarde. Todo va despacio y se avelocina en bruscos empentones. Brum, scratch. La misión va a concluir: ¿qué mezcla es esta? ¿qué ha pasado? ¿Hay algún dato? No conozco a ninguna persona individual. ¿Qué puede querer pasar?

17 El Ranking Individual Global (GIR) está ya muy avanzado. Más de cuatro mil millones de personas del planeta pueden consultar sus datos en este mercado de valores que fluctúa según un surtido de algoritmos cuya composición incluye el genoma personal, los datos bancarios, transacciones, estado de ánimo tuitero, etc.

18 ¿Qué cree que va a pasar, colapso o expansión? Oh, es típico de esta época una mezcla de las tres cosas. Usted es experta en sí misma, ¿cómo lo consiguió? A fuerza de padecer mis manías he llegado a la cúspide de las instituciones secretas mundiales. Soy una diva de facto, aunque pocos me conocen. ¿Por qué ha concedido esta exclusiva a Radio Benabarre? Me chiflan sus directos y la cercanía con sus oyentes. Gracias, ¿podría decirnos cuál es su color preferido? El del dinero, sin duda. Queda bien con todo. Aunque eso no lo pongas, que puede ser malinterpretado. Es en directo, diva. Ah, ya lo eliminarán las agencias paraestatales. ¿Qué lazos la unen con España? La admiración por todos sus habitantes, a los que conocí personalmente en unas vacaciones inolvidables. Son tan hipersensibles. Una pena que tengan que sufrir estas penalidades que se podían haber evitado con un par de buenos contables, créame que no estaba previsto… no ha sido deliberado como en otros paises a los que había que castigar para dar example… ha sido, cómo diría, un desliz. Tantos burócratas, tantos ordenadores, somos víctimas de nuestra propia joie de vivre, la dolce vita, el tintorro y la jumelia… al menos es lo que pienso, claro que no soy independiente, no soy más que un programilla de alta dirección global.

19 Hay que acabar como sea, luego las corriges, las recortas, rrrrrrrr. ¡Las borras! Pero hay que finalizar. Los fracasos hay que llevarlos hasta el final. Ahora están de moda por unos días. La ristra era para ayer. Como todo. Por lo demás el caos se ha apoderado de las frases inferiores, alguien las está troceando. ¿Es usted? Sí. ¿Por qué lo hace? Es mi oficio hoy. ¿Tiene privilegios? Los justos. ¿Para quién trabaja, si se puede decir? Soy de la Agencia de las Irrealidades, ¿ha oído hablar de ella? No. ¿Es oficial? Es paraestatal, casi una federación de entes secretos semipúblicos que se niegan a desaparecer. Ah, qué guay. Nos hemos reconvertido en oficina de sondaje y filtramen, algo inédito pero muy demandado en EE.UU. Nuestro lema es “Simply Open”, ¿le gusta? Muy chuli. Somos indagadores voraces, arañas googleras, valvuleamos por todo lo que se sale del patronaje. Oh, debo irme, apenas soy un implante, un casco con diez dendritas, pero bien. Realmente las familias del poder no sabemos dónde meter a tanta recua. Por un lado cerrar y por otro abrir, así es la ejecutividad actual.

18 No te flageles con las doloraciones. Hazlo con los amargorios.

19 Cada número lleva su muerte clavada en la espalda. Desfibrila, amor, hasta más allá de Orión y todo eso. Poetas rechazan y aplauden la imposición del Gobierno para crear un poema malo donde depositar todos los versos tóxicos. Antes de salir al mercadillo, la antología tóxica ya es superpreventas.

20 El coleccionista de miradas extraviadas se está poniendo las botas.

21 “El alma es lo que no es: hay que crearla de cero cada día”. Tras pronunciar esa frase, el profesor abrió la ventana, se encaramó al alféizar sin esfuerzo, como si lo hubiera ensayado, y saltó. Los alumnos protestaron enseguida ya que la matrícula era muy cara y el suplente no tenía el mismo ROI. Resultó que todo era un simulacro para subir nota y atraer un poco la atención al curso de Vidas intermedias, que no había despegado bien. Quizá no hemos sabido venderlo, dijo el rector. Entonces propuse lo de saltar por la ventana, y así lo hice en cuanto pactamos la pensión. He demostrado que hay vidas intermedias, pero no me dejan publicar mi experiencia en revistas científicas, a pesar de que casi todo el mundo reconoce que esa distinción tan radical entre sí o no (vida / muerte) está superada en la práctica. En fin, que no sé qué hacer.

22 Tarde para casi todo, se dejó ir en la suave pendiente del desdén universal. La gente iba absorta por las calles, pensando en sus cosas, echando hostias, digitando abismos. Una cuchillada de luz atravesó la mesa. Había que reiniciarse, sacar valor de donde nunca hubo nada, profundizar… Ofrecemos excavaciones individuales del alma: prospectiva íntima residual.

Quiénes somos. Contacto. Clientes. Vidas Extra.

FIN

Inside oublié

Sur le croissantime

Si ha llegado hasta aquí merece la nueva vida eterna. Aquí está:

Vida Eterna bis (versión completa)

Solicite actualizaciones

This entry was posted in .. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>