Haya paz y pactos

Rebelión, golpe de estado, insurrección, etc. Rajoy ha hecho crack: ineptitud, inmovilismo y corrupción no sirven para estos tiempos. En Cat también hay de las tres cosas, pero tienen un proyecto, una ilusión enloquecida, ilegal, populista, revolucionaria, pero secundada por muchas personas que han desbordado hasta a su propio gobierno, que ya es. Hay que ceder. O llevar al ejército. La vía intermedia, la de Rajoy, no hacer nada excepto alguna cosa (al no tener experiencia en actuar, cuando actúa, como el 1-O, mete la pata), favorece y estimula la secesión, como se ve. Esta disyuntiva de posturas radicales –ejército o abandono– mejor aplazarla… y olvidarla. No es rentable para nadie: es una ruina para todos. Quizá mejor pactar un calendario con: elecciones Cat, elecciones generales, reforma de la Constitución y referéndum Cat. (y País Vasco, etc.) Mejor que seguir así. Esta deriva es peligrosa para todos: la prima de riesgo es muy sensible. La competencia, que es el mundo entero, está encantada de que se hunda uno de los paraísos, lo que venía siendo España. Esta locura puede ser un estímulo para avanzar. La inmovilidad absoluta es una utopía. Las constituciones valen si la ciudadanía se las cree. Ya reformaron la Constitución en una hora en 2011 para garantizar que lo primero es pagar la deuda. A ver si ahora hacen la TCP, el Canfranc, etc. Podemos deslumbrar al mundo a tiros (como ya hicimos) o negociando y pactando, que queda más guai.
-
—-
Columna en Heraldo de Aragón, 4-10-17
-
-

This entry was posted in Columnas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>