Texto casi Diario

ALEGRÍA & ILUSIÓN

El álbum perdido del legendario actor Dennis Hopper / The Lost Album

http://www.bbc.co.uk/mundo/video_fotos/2014/06/140630_galeria_dennis_hopper_fotografias_exposicion_lv.shtml

http://dennishopper.com/exhibitions/

Adán/Marie Sue: Fiesta de archivo y cambio de estado

La escalera por la que bajaban o subían Adán y Marie Sue desembocaba en una terraza que dominaba gran parte de la ciudad: en la terraza se celebraba una gran fiesta y todo estaba hedonizado.

Marie Sue reconoció enseguida que esas personas que retozaban en el culmen de su poder picoteando manjares exquisitos en un espacio exclusivo no estaban realmente allí; pensó que podría ser una fiesta de archivo, de hace veinte o treinta años, una representación o quizá una resurrección. Con frecuencia se daban casos de actos que se habían quedado encasquillados y se repetían una y otra vez, como en la película El ángel exterimador de Buñuel, que solo habría sido un anticipo, una intuición poética de lo que más adelante sería rutina o errores.

Aunque los protagonistas de la fiesta no mostraban el aire acartonado o levemente desvaído de las proyecciones en 3d que había visto en museos o exposiciones, Adán y Marie Sue (dentro de él) no conseguían entablar conversación con ellos: atravesaban su cuerpos sin fricción aparente; aunque Marie Sue sí que notaba al traspasarlos un frescor de tiempos idos, como corrientes de aire de sitios húmedos, y percibía algunas frases sueltas que quizá tuvieron éxito en su día y persistían entre los gemidos de excitación.

Marie Sue se preguntaba si ella también sería una de aquellas reposiciones o resurrecciones que compartían memoria y se entrelazaban sobre un juego de veloces atardeceres. Una siempre cree ser el presente (y, desde luego, pensaba Marie Sue, con respecto a sí misma, lo es): se ve como lo más natural que los demás hayan quedado atrapados en el bucle de las repeticiones, en las latencias extraviadas, incluso en sus propias rutinas interiores que rigen los dilatados universos; pero una misma siempre está, vive, actúa, piensa, en el actualísimo ahora inapreciable.

Adán vagamente querría morirse, desaparecer, perder la conciencia, pero imaginaba que era imposible, que todo estaba guardado y se reponía una y otra vez, como esta fiesta o las avenidas antiguas que atraían sus miradas hacia los horizontes de una ciudad alocada y expansiva que en su día él no acertó a disfrutar. Sabía qué era exactamente lo que estaba viviendo, pues las sensaciones eran incluso más nítidas que si las hubiera sentido la primera vez, en el convite original, al que él no solo no asistió, sino que ni siquiera imaginó que algo así pudiera estar celebrándose en la misma ciudad a la que acababa de llegar. En directo, un ujier le susurró que le acompañara y allí mismo, casi en la cocina, le proporcionó un traje blanco de lino, tal como prescribía el protocolo: la americana se ajustaba a las proporciones inverosímiles de su cuerpo, lo que acreditaba la naturaleza onírica del episodio.

Se dejaron ganar por la euforia de la época, que se renovaba con cada mirada: el aire fulgía incandescente de deseo y las avenidas, a lo lejos, desplegaban aquellas torres de vértigo, edificios con irisaciones metálicas que competían por incendiar los cielos con sus láseres por entre los que revoloteaban helicópteros y zepelines que anunciaban la gran era de la prosperidad indefinida, aunque las tipografías ya delataban, como las gafas de los invitados, el inclemente paso del tiempo.

Una vez vestido con el traje preceptivo Adán fue absorbido por los grumos de cuerpos que se abrazaban y se mezclaban efusivamente entre fuentes que manaban champán y máquinas que eyectaban rodaballos troquelados con la forma de las bocas. Adán y Marie Sue se olvidaron de que aquella expectativa de orgía podía ser un parque temático o un museo, se dejaron rociar por los aspersores de estimulantes que procuraban el clímax de los olvidos y cedieron a la sensualidad que culminó en un acto de amor tan intenso que amenazaba con atascar la misma fiesta y alterar el indescifrable mecanismo que engranaba los diversos pasados.

El coito intracelular comenzó con unos espasmos o hipidos secos tan energéticos que Adán tuvo que sentarse y las patas de la silla hicieron tremolar los cimientos del edificio, treinta plantas más abajo, lo que desató las ansias desenfrenadas de los más cercanos, que aplaudían y se besuqueaban sin entender nada pero sintiendo las brutales acometidas que la simbiosis Marie Sue/Adán esparcía en ondas concéntricas como aquellos alegres estallidos que en su día conmovieron los atolones y popularizaron la palabra bikini. En este éxtasis de amor el cuerpo de Adán, único ente visible para los fiesteros, se convulsionaba en una epilepsia radiante mientras que las emulsiones de Marie Sue pasaban de la gama de colores a la transparencia y la misma luz primigenia del big bang se hacía visible y cegaba a los testigos, cuyas células, contagiadas en tiempo cero, alcanzaban a la vez el clímax orgásmico de la Creación de los Mundos.

Cuando se aplacaron los furores y lo que quedaba de Adán retornaba al espectro visible, su cuerpo se descoyuntó como un transformer y al enderezarse salió Marie Sue Velvet, que tuvo que beberse una cubitera llena de agua para entender que habían cambiado sus posiciones: ella era el cuerpo visible y Adán –se suponía– estaba dentro, ambos exhaustos de amor y traspasados de sí.

Los invitados a la fiesta, que había gozado y compartido las sacudidas íntimas del formidable ciclón de Adán/Marie Sue, asistían a la mutación sin entender nada, pues ellos mismos estaban experimentando una catarsis geológica que les catapultaba al presente (bueno, al tiempo de Adán y Marie Sue que, en efecto, seguían juntos, simbiotizados, lo que fuese).

____

Siguiente:

Marie Sue/Adán: “El mundo no nos ha esperado”

____

Anterior:

Adán/Marie Sue y Aristóbulo con Nancy

___

Primer capítulo

El Ebro de los monstruos: pescan siluro albino amarillo de 2,39 metros y 87 kilos

http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza_provincia/2014/06/
30/dos_pescadores_austriacos_capturan_siluro_albino_296721_1101025.html

Los militantes de ISIS declaran califato en territorios que controlan en Irak y Siria

http://www.infobae.com/2014/06/30/1577045-el-mapa-que-revela-el-inquietante-objetivo-expansion-los-terroristas-del-eiil

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/06/140630_irak_siria_estado_islamico_califato_nc.shtml

El suicidio de un notario destapa una deuda de 50 millones en Sevilla

El notario dejó una nota
http://politica.elpais.com/politica/2014/06/29/actualidad/1404056578_984660.html

Keylor

-

-

La dolce vita (Fellini)

http://vk.com/video_ext.php?oid=200727184&id=165150357&hash=559e33b147976117&hd=1

Ada Colau: Quedarse en casa es peligroso

http://www.publico.es/politica/530776/quedarnos-en-casa-es-lo-mas-peligroso-que-podemos-hacer

Para qué sirve todo

-

-

-Proliferaciones

-

-

45.000 aragoneses comienzan el mes de Ramadán

http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2014/06/27/
45_000_musulmanes_inician_
mes_del_ramadan_aragon_296368_300.html

|||

Peticiones a la Virgen del Pilar | Evangelio   ||  Facebook | Twitter | G+ | PinterestAl alba

 

Google News | RAE | El País | El Cultural | El Periódico | La Vanguardia |  20 Minutos | Público | El Confidencial | El Diario | Heraldo de Aragón | El Periódico de Aragón | Menéame | Ycombinator | Almendrón | Víctor Juan / Blog | Libros y Bitios | Reflexiones e irreflexiones | Blogia | Peibols | Antón Castro | Enrique Dans | Daniel Gascón | Arcadi Espada / Blog  |   El Correo de las Indias|

[ WordPress - Matt - Adaptación de Jouranlized Sand Mike Little ]

Texto casi diario
Acerca de | Archivo

 

Donate bitcoin: 1CPujSxdhXkEHMB7WhFAw88DiUcVa9F6D7

______
Orejetas Live!

Vuelven los textos apócrifos en las orejetas del averno. Por enredar con el antiguo blog obsolecido. Solo quiero empastar de texto las columnas laterales, como en los viejos times en los que este blog imitaba a los periódicos que solo tenían texto y cuatro moñacos. Por eso echo mano de artículos ya ilegibles del mes pasado o más. Todo es un game de nostalgias comprimidas. La mayor nostalgia es por el HTML y el CSS, ay, tan abandonados. En todo caso es decoración vana, grisalla y grisura: grisuría. Prísuli.

Sexo cero (artículo en la revista Letras Libres de enero)

Parece que hay menos sexo cada día. Que se hace menos el amor, o como se llame. Archives of sexual behavior de agosto pasado. Hay estudios y encuestas en Google sobre este declinar. Vid. el artículo de Martín Caparrós en EPS del 7 de diciembre sobre la expresión “Hacer el amor” como marca de los setenta. Encuestas exhaustivas apuntan a un descenso de sexo, de hacer el amor, en USA y Gran Bretaña. Parece lógico: el tiempo se ha comprimido, acelerado. La expresión “un polvo rápido”, tan bien traída o acuñada por Henry Miller en Primavera negra, se ha quedado sin tiempo. Cada segundo se ha monetarizado. O, con más precisión: cada segundo se ha financiarizado. Ver en la web Visual capitalist lo que abulta el dinero, el capital financiero, los derivados, ¡la deuda mundial!: te cansas de hacer scroll. Cada segundo es dinero… o deuda. Aunque esa unidad, el segundo, queda ya antigua. El dinero/tiempo se mide por milésimas de segundo. Los deportes han consagrado ese tiempo invisible, siempre susceptible de ser dividido y fragmentado (tortuga de Aquiles). La milésima es popular. ¿Cuánto gana Warren Buffet en una milésima? ¿Amancio Ortega, Serguéi Brin & Larry Page, Carlos Slim, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg…? Pero la milésima también se queda larga para la velocidad de las máquinas, que en eso, en el aprovechamiento del tiempo, ya han desbordado al humano, reducido (o aumentado) a mera asociación de bacterias y algoritmos. Los mercados compiten por rentabilizar los nanosegundos, inversiones de alta frecuencia (HFT). Y la publicidad, también. Y eso que todo funciona, todavía, con ceros y unos. La computación cuántica está al caer. Ya se puede comprar el ordenador cuántico, aunque es un poco caro. Abolirá el tiempo. En esta vorágine es inconcebible hacer el amor, o pensar en ello. Es un despilfarro incalculable. La aurea precaritas que nos aflige es una de las causas que aportan los analistas. Otra, la proliferación de pantallas. Otra, la competición íntima por sobrevivir y ganar tiempo, incluso, o especialmente, en la pareja. La hiperconexión se caracteriza por ser siempre ocio/negocio, en la misma milésima. Todo vale, todo es vendible, empeñable, copiapegable y reenviable. Un estado alterado que se come al sexo, aunque todo es sexo, o precisamente por eso: el touch es la vida, la excitación, la expectativa (Expectativas se titula lo último de Bunbury: “Si te abrazo no tengas miedo”). La pantalla es dinero. Nada es no-dinero. El amor es dinero. Tiempo de dinero. Ver series es rentable. De alguna manera nos hemos convencido de eso, quizá es verdad. Cada milésima debe producir su propio beneficio, la partícula más pequeña ha de ser rentable ahora, y ahora, y ahora. El ocio es inversión. Esta frase tiene que vivir sola, hacer dinero, engendrar derivados, traer bitcoins a casa. La encuesta “Declines in sexual frequency among American adults, 1989–2014”, publicada en noviembre, cuesta 42,29 dólares. Y se ha descargado 3.200 veces. La info sexual es un acto sexual (como todo lo demás). La info sexual es rentable. Se acaba la época de las encuestas: mentimos, y sobre todo nos mentimos, cómo vivir sin la ficción diaria (“El mundo se encarga de asesinar tus sueños”, Bunbury, Expectativas). Pronto no habrá que preguntar nada, los datos, en la muñeca, en el chip subcutáneo o adhesivo de control, estarán disponibles… Cada orgasmo será registrado. Aquello de García Márquez: “uno viene al mundo con sus polvos contados”. El big data nos dirá en tiempo real el estado del amor en el mundo. Datos. De pago. Ya se va a obligar a registrar el adn de los perros. Ya puedes monitorizar una flota de camiones (espacioseuropeos.com: “en internet un investigador puede encontrarse cerca de cuarenta millones de vehículos industriales, los cuales se pueden localizar y controlar en tiempo real sin necesidad de conocimientos avanzados debido a su mala configuración. Estamos hablando de dispositivos que no requieren un usuario y contraseña para conectarnos a ellos y controlarlos de forma remota”). “Cuesta medio segundo que las señales lleguen al cerebro desde los ojos, los oídos, la boca, la nariz, las puntas de los dedos. El cerebro recibe todas esas señales en momentos distintos, y luego tiene el difícil trabajo de unirlo todo para producir una idea coherente de la realidad. El resultado es que nunca experimentas el momento que está ocurriendo ahora. En vez de eso, experimentas una versión del mundo que ocurrió hace medio segundo, aproximadamente.” (David Eagleman entrevistado por Daniel Gascón en Letras Libres, agosto 2017). Ese medio segundo hay que añadirlo a la infinita velocidad de las máquinas, que procesan en nanosegundos, las máquinas de los mercados. La Ley de Moore rige para los chips, no para el amor. En el mundo pos Harvey Weinstein hay un detalle de El guateque, Blake Edwards, 1968, en que Peter Sellers desbarata una escena explícita de acoso sexual de un productor a la aspirante a actriz. La película, no solo por eso, mejora con el tiempo. Hoy Boris Izaguirre no podría iniciarse en el sexo a los diez años con un desconocido que merodea en coche por un descampado de Caracas, tal como cuenta en su magnífico libro Fetiche (Espasa, p. 21): no podría porque a sus diez años estaría con el móvil, urgido por la milésima y el futuro, tan derivado. Quizá esa demora de medio segundo podría salvarnos. Visto desde la velocidad y la monetarización que nos hostigan –¡islas de plástico, tapones de toallitas húmedas!–, ese retraso del cerebro parece un recurso de la evolución para ganar tiempo e inventar cualquier cosa. Quizá dé tiempo a hacer el amor. ~

 

...

////// Rejilla al infinito

Virgen del Pilar | Evangelio

———

Así vamos devorando futuros en nuestras respectivas cajas de tiempo frames que bailan con paisajes vidas y lados de cristal. Para los cuentos breves que se deshacen por horas, tan sensibles somos, incluye este apunte rápido que no se olvide: nos dedicamos a extraer a los muertos sus prótesis con permiso de las familias, que cobran su comisión, en los tanatorios. A partir de ahí ya te puedes imaginar.

Estas orejetas crecen por arriba y por abajo a la vez. Son rebeldes entre sí. Hacen el amor alineadas con el eje de la galaxia (hay una app que te lo dice, pero lleva publi espacial). Estas tardes preflorecen los almendros de Ikea y por todas partes resuenan los martillazos de los encofradores, o son los que clavan cruces por esos calvarios.

Todo esto son cajetas del destino. Ahora probamos a ver si justifica, que todo fue al olvido infinito, donde ni google ni Archive.org pueden llegar. El fabuloso olvido instantáneo colacadero o colocadero. Colocadeado. Leftcolumn y rightcolumn. La gracia insaculante del dígito balístico. Hablar por balar. Bailar por velar. Esta es la plantilla --tuneada-- más antigua del mundo, aprox. Tuneada es "modificada en Túnez", cuando la printems aquella arábiga goma, boli y pluma. Banal viral Jaguar Bombay. De los soporíferos ensayos de EB White se salvan algunas cosas que obligan a atravesarlos enteros como desiertos inhóspitos: el artículo dedicado al Ford T, los testimonios enviados por lectores y copiados sobre las experiencias con pájaros diversos... Lo bien que vincula las escenas de la vida doméstica y cotidiana con los grandes problemas del mundo... de la época. Yo no veo a Montaigne por ningún lado. Por suerte aquí hay alguien que también tiene sus dudas. En todo caso seguro que hay un artículo estupendo y apasionante...  o dos. La mítica de The New Yorker (a la luz de esta selección, sobrevalorada) se tambalea un poco. | Estas rayas verticales son fabulosas para cambiar de marcha. Las columnas de Hércules crecen sin más sustancia que igualarse y hacer sitio a la nada eco. Huesca es el paraíso de los capazos... encuentros callejeros casuales que suelen durar media hora. La aclamada y nominada La forma del agua, de Guillermo del Toro, me ha resultado pesada: el monstruo no me convence, se parece a alguien que conozco, se muestra demasiado: creo que está mal dibujado y peor realizado. Es un muñeco inverosímil. El filtro verde que empepuza toda la cinta la hace empalagosa. El malo es demasiado tonto, de tebeo pésimo. Le falta ritmo y coherencia, es pretenciosilla. Me gusta el dibujante obsoleto y la relación que tiene con la prota, así como la compañera de trabajo. Se queja el director de poco dinero, pero le sobran medios para lo que cuenta. Sale un doble de Joaquin Phoenix.

Prueba cajeta falso anuncio, si muchos lo son. Esto vale para un mini artículo voluble veleidal que mantiene la fricción de que hay algo en alguna parte, llamado ismo, lesmo, rasmio, esmirnio, leporinio y vino de la tierra a medio catar, botella abierta en el lugar del crimen el chaleco antibalas estaba caducado y nadie dijo nada por no gastar.

Y cuando se acaba Akab lo que había por leer y los nervios se apoderan de la mañana hay una postal ya desvanecida al contarla ahí al fondo el recuerdo de días minutos felices de angustia plena aquellas persianas verdes del fondo de todo al otro lado de la ronda y los cuatro coches y la escultura a la que ya le arrancaron la espada y el palo persianas verde verde de la alquería o casa que estuvo en medio del campo granja fábrica hasta que la ciudad la fue engullendo y el cielo rayado de nubes de tu jerseycico.

... ... 

...

...

...

Artículos en Letras Libres

...

............

Buscador: